Economía

Y se hizo la luz

Publicado el

Estamos en tiempos de génesis, casi con mayúscula como en la Biblia. De allí hemos copiado el título del presente chispazo. La luz exterior como resurgir interior; no digamos ya como estética metafísica y a la vez teológica. Así dicen que la veía la gente de la Edad Media, así la pintó fra Angélico y no fue el único. Luz como belleza pero a la vez como anuncio de un deseo de felicidad. Necesario en estos tiempos de desgracias varias. Luces y sombras que alternándose nos dibujan la vida.

En lo que contamos no ha intervenido ninguna deidad, sino los gobernantes de las ciudades que se han iluminado a raudales. ¿Acaso viene el renacer tras la pandemia que nos dejó a oscuras? ¿O es queremos enfadar al recibo de la luz que crece sin cesar y amenaza con dejarnos en una oscuridad permanente? Luces para alargar el día que fue corto pues el invierno está cerca en el Hemisferio Norte y se alarga la noche. Luces para captarlas con el móvil e intercambiarlas con nuestros allegados y competir en felicidad. Sería interesante conocer los miles de millones de WathspApp  que nos enviaremos con las luminarias como protagonistas.

Luz que choca con los objetos y nos viene reflejada para enriquecer nuestra percepción de aquello que de otra forma podrá pasarnos desapercibido. Será eso lo que sucede cuando vamos por la calle comercial resplandeciente, un mes antes de que se celebre la Navidad. Porque en estas fiestas debe abundar la alegría iluminada y los regalos engrandecidos por la luz, que nos miran como diciendo: mes ves, yo te veo y puedo ser tuyo. Aunque algunos pierdan parte de su encanto al liberarlos de su envoltura.

Llegaron alcaldes iluminadores, en España su paradigma sería el de Vigo, y embellecieron el cielo comercial. Pero no se quedaron cortos los de Madrid o Sevilla que encendieron sus candelas en el centro para reclamar que sus habitantes lo visitasen ya antes del viernes negro, ese que se inventó para los monederos sin cierre firme. Todas ciudades quisieron ser las de la luz, antes era un privilegio de París. Eso sí, los ediles convocaron a sus ciudadanos al acto de encendido y les explicaron que no se trataba de un despilfarro lumínico, cosa criticable con los actuales precios de la luz, pues se habían instalado millones de leds en lugar de las clásicas bujías. Como aquellas 35 que tanto impresionaron al poeta Pedro Salinas.

La iluminación de un mundo nuevo, percibido, y el camino para salir de las oscuridades. ¿Será cierto? Educados en la potencia de la luz no podemos prescindir de ella. Luz y consumo como génesis de vida. Mundo iluminado que nos traerán los satélites de la NASA con sus fotografías y con los  que nos guiaremos para reconocer los territorios ricos frente a los enclaves pobres. En nuestras casas también habrá una explosión de luces,  alumbradas cada vez con una electricidad más cara. Siempre nos gustan; ahora las necesitamos para aparcar desgracias y sentimientos pandémicos. La vida es grandiosa en sus contradicciones, como apreciamos cuando viene el recibo mensual. Pero, ¿quién no da bien empleados unos euros en iluminarse un poco la vista, la vida?

¿De dónde vendrá la luz? ¿O la llevamos dentro y estos días nos sale del alma? Que al menos nos sirva para ver nuestros pensamientos y aprovechar los que sean más lúcidos y sanatorios. Y que duren mucho, más allá del apagado de las luces navideñas. 

La causalidad climática llama a la renovación ética: un todo humanizado

Publicado el

El refranero español está lleno de aforismos en los que se alaba el buen hacer para alcanzar un saludable vivir. Sencillos unos, retorcidos otros, hablan de la condición humana, muy diferenciada. Viene esto a cuento de un pensamiento repetido en todas las cumbres climáticas y olvidado por casi todos apenas esas echan el cierre: la aceleración del cambio climático  ha sido motivada por la acción humana, ergo se puede revertir en parte si los humanos se ponen de acuerdo en hacerlo. La ciencia, ¡cuántos dineros se han gastado en callar su denuncia climática!, ha demostrado la incidencia de la acción antrópica en la generación del cambio climático. De hecho, más del 99,9 % de los 88.125 artículos científicos revisados por pares coinciden en darlo por irrefutable.

La catástrofe climática está en código rojo casi negro en algunos aspectos porque todavía no se aprecia la marca de los acordado en la COP25 de París, ni Río 92. En la actual COP26 de Glasgow se habla mucho pero el adorno en el vestido climático de las palabras no siempre deja ver los pensamientos; o engaña directamente. Resumamos lo que todo el mundo sabe: se trata de elegir entre implicarse todos en la consecución de un planeta vivo, amigable con sus criaturas, o mantener nuestro insostenible sistema de vida hasta que llegue el colapso. O lo que es lo mismo: decrecimiento saludable, asumido sobre todo por quienes más contribuyen a la catástrofe climática, o crecimiento abrasador, primero para los vulnerables y después para todos. Porque, lo queramos ver o no, en el origen del embrollo está el aumento del incentivado consumo. 

Parecía que, ante la contundente lectura que realiza el IPCC de lo que está pasando, la Cumbre de Glasgow sería el momento del arranque hacia un destino mejor. Pues no. “Estamos a años luz de alcanzar nuestros objetivos del cambio climático” proclama una y otra vez Antonio Guterres desde la Secretaría General de la ONU. La gente que se manifiesta en tantas ciudades contra la inacción climática siente lo mismo. En este blog vemos el aire en color rojo oscuro casi negro.

La causalidad climática debe ser reversible para bien. Nos tememos que transcurridos unos días casi todos los medios de comunicación se quedarán mudos ante este problema existencial. La verdad molesta si se ve como posible cambio/limitación de intereses. Pero necesitamos que sigan hablando siempre para que llegue la mejora de la calidad el aire que cada día nos permite ser y estar, nos renueva las ilusiones.

Ver artículo completo en La Cima 2030, el blog de 20minutos.es. 

El cambio climático reprende a la ambición humana por crecer

Publicado el

El planeta está condicionado por algo llamado entropía. Solamente los bichos raros prestan atención a semejante palabra. El concepto también importa. Más todavía si se topa con la ambición humana, con una generalización de esta virtud/vicio. La realidad climática nos está demostrando que es más delirante que cualquier ficción literaria o cinematográfica. La ambición humana por crecer prioritariamente en lo económico es tan ilusa que quiere tenerlo todo controlado. Tanto que muchas personas se creen invulnerables en un mundo que en realidad le es extraño, por extranjero y difícil de entender. Ya lo aventuraba Fénelon para quien «La ambición está más descontenta de lo que no tiene que satisfecha de lo que tiene», y debería conservar, añadiríamos nosotros. Tiempo antes, el gran Miguel de Cervantes escribió algo como que «pocas o ninguna vez se cumple con la ambición propia que no sea con daño de tercero», si bien ahora es también al cuarto, quinto y así hasta el infinito.

Quién sabe si puede haber cordura en este momento de locura. Queremos tener más en un mundo que necesita ser menos. La soledad de los predicadores del decrecimiento es patética. Se encuentran con que pocos de los destinatarios del mensaje quieren enfrentarse a la realidad, muchos menos aliarse con ella. ¿Cómo es el mundo de hoy?, cuando menos extraño a pesar de que sabemos mucho de él, del cambio climático por ejemplo. A la vez que queremos la libertad de ser y tener; somos un misterio en conjunto. ¿O no?

Cambio climático y ambición humana se deberían conjugar con ecología, economía ajustada, educación y ética universal en grandes proporciones. Cabrían también una larga dosis de salud propia y ajena y mucha dimensión social en medio. Parece que no nos preocupan las sociedades futuras, aunque continuamente digamos lo contrario. Bueno, cada cierto tiempo sí porque para eso están las cumbres climáticas y los informes del IPCC, que son una reprimenda muy seria. En estos documentos encuentro mucho cambio climático y propuestas ambiciosas con beneficio universal. ¡Qué decir!

A veces de la impresión de que cuando nos cansemos/destruyamos esta Tierra nos iremos a otra. Hasta ahora quienes nos mandan/engañan con los PIB y el consumo nos están demostrando que la ambición humana y el cambio climático no se pueden coordinar. ¿Podría ser al contrario? Antes o después tendremos que reconocerlo. ¿Será tarde ya?

Mientras, estemos atentos a lo que predican o se comprometen la gente poderosa en Glasgow, COP26; más que nada por si se acuerda de los compromisos de París, si de ella salen ambiciosos acuerdos para detener el cambio climático. Al tiempo, pero nos falta tiempo como diría Benedetti.

Pesadumbres de la pasión electrónica en tiempos de cambio climático

Publicado el

Más de una vez me sucede que miro al horizonte mundial y de allá lejos viene Orwell resucitado y aumentado; también se aprecian las siluetas de otras mujeres y hombres que le dieron vueltas al asunto de pensar. En esta ocasión me cuenta, o me imagino, que una maraña electrónica ha capturado nuestras mentes, casi de manera universal. Las puertas de la inteligencia y el pensamiento están continuamente abiertas. Por allí se cuela todo. 

Me avisa de que la araña tejedora de Facebook, cual Gran Hermano, se ha aliado con trece universidades y centros de investigación para desarrollar el proyecto Ego4D”. ¡Vaya nombrecito más aparente! Con su desarrollo, si tienen suerte y dinero (esto parece que les sobra), construirán algo que logre enseñar a las máquinas a entender lo que ve y escucha, como si fuera uno mismo. Mas bien que uno deje de serlo. Algo así como si nos quitasen los ojos, oídos y lo que es peor: el pensamiento autónomo. Cuando leo cosas de este estilo me acuerdo de aquella la frase de Juanjo Millás de “llevar la  cabeza en el bolsillo”, o tenerla encima de la mesa o en el bolso; a veces pegada permanentemente a las manos. Incluso he visto a algunos bebés ir en sus carrito jugando con el móvil, en lugar de tener en la boca el chupete para entretenerse. Así empiezan a sujetarse a la maraña electrónica. Me digo: ¡vaya penuria!

Porque pasión rima con apasionados-as pero también con padecimientos. ¿Cómo mantener la coherencia?

Con más frecuencia de la debida me pregunto si esto de la dependencia electrónica será bueno para el devenir ecosocial del año 2030. Y en el caso de que así sea, si servirá para que el medioambiente y sus habitantes reduzcan una parte de sus problemas. Por eso, desde mi humilde despiste me atrevo a pedir a los gigantes de la electrónica que van a construir esos programas tan «inteligentes» que consideren también la posibilidad de que los aparatos, los chips y los algoritmos apuesten por la sostenibilidad social y natural: antes, durante y después de su utilización. Total, unos cuantos algoritmos más. Aun así nos nublarían las mentes, pero al menos el rastro que dejamos en asuntos como el cambio climático, que está de promoción estos días, se aminoraría. Por cierto, se me nubló el horizonte y no veo a Orwell pero sí a otra gente que quiere conservar la facultad del pensamiento no electrónico, por más que esté sometido siempre a errar e ir contracorriente y le genere alguna pesadumbre que a lo mejor el algoritmo le solucionaría. Habría que ver en qué dirección y con qué sentido.

Leer artículo completo en blog La Cima 2030 de 20minutos.es.

Toca aclimatarnos a una vida ecosocial en un planeta inestable

Publicado el

Julio Verne decía aquello de que la Tierra era cada vez más pequeña porque podía recorrerse más rápida que hacía cien años. Nos gustaría poder preguntarle qué piensa ahora del asunto. Quién sabe cómo calificaría el que hayamos tardado tanto en darnos cuenta de que todas las colonizaciones también entrañan riesgos para el ejército invasor, a pesar de que cada vez tiene más poder tecnológico y cuenta con más atacantes. Más todavía si todo se desarrolla en un espacio cerrado, por ahora, como es la Tierra.

A este derecho de soberanía que es la apropiación múltiple le surgieron siempre problemas. Quizás se debe a aquello que decía Bárbara Ward, economista y periodista que hacia 1960 empezó a hablar del desarrollo sostenible: nos hemos olvidado de ser buenos huéspedes, de cómo caminar ligeramente sobre la Tierra como hacen sus otras criaturas. Fue ella la encargada de elaborar  junto a René Dubos –científico investigador reciclado al mundo de la ecología del que se dice que se inventó aquello de “piensa globalmente, actúa localmente”- el informe previo a la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente Humano, celebrada en Estocolmo en 1972. Aquel documento, que supuso un hito en el pensamiento global sobre el medioambiente, se publicó en forma de libro con un título premonitorio La Tierra es única (“Only One Earth”). También se divulgó con la marca de Sólo tenemos una Tierra. Este axioma, que se repitió en la Cumbre de Río en 1992, fue recordado con aquello de que “no tenemos un planeta B”, enunciado por el Secretario General de la ONU Ban Ki-Moon hace unos años. Una parte de las inquietudes de B. Ward fueron recogidas por el IIED  International Institute for Environment and Development que fundó en 1971.

No tenemos otra solución que aclimatarnos. La crisis climática es la punta, cada vez mayor, del iceberg ecosocial en el que estamos inmersos. Ya constituye un problema de salud colectiva, como nos recuerda el Instituto de Salud Carlos III. Luego está la cuestión ecológica, económica, de biodiversidad, de dinámicas poblacionales, desigualdades, etc. 

Ver artículo completo en el blog La Cima 2030 de 20minutos.es. 

Olímpico(D)s en 2030 a pesar de todo

Publicado el

Ya se cumplen seis años desde que aparecieron los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). Durante este tiempo han sobrevolado la acción política, la propaganda mediática, el verdeo empresarial y la atención ciudadana. En una reunión que mantuvieron los mandamases mundiales en septiembre de 2019 en Nueva York se dieron cuenta de que poco habían hecho hasta ahora. Se dijeron que debían relanzar políticas para atender propósitos enunciados hace seis años. 

Si la cosa andaba lenta se empeoró con la pandemia. El Secretario General de la ONU reprendió en Nueva York a los líderes olvidadizos. Sirva como muestra el ejemplo del hambre mundial: puede que el 7% de la población mundial se encuentre en pobreza extrema en el año 2030. Y muchas más cosas que de partida ya no eran nada buenas.

El año 2030 habrá que hacer un repaso serio de lo realizado. También en España, que por ahora tiene muchos deberes pendientes: hay gente que pasa hambre y vive en la pobreza, no hay trabajo digno al alcance de todos y muchas más tareas pendientes que subrayan los ODS; no digamos cómo va el asunto del cambio climático. Por eso no deja de sorprendernos que ahora algunas CC.AA., anden ocupadas en celebrar unas olimpiadas de invierno en 2030. Además, con lo que llevamos hablado del calentamiento global y la crisis climática, del deterioro de la salud relacionado, y de otros asuntos inciertos. Hay que leer este artículo de María Gilaberte- Búrdalo y Nacho López-Moreno del Instituto Pirenaico de Ecología CSIC que manda un mensaje claro: el esquí y los esquiadores deben adaptarse a la disponibilidad de nieve, y no al revés. 

Si apetece, en el artículo del Blog La Cima 2030, encontrará algunos argumentos para poner en cuestión semejante empeño. Podría pensarse que no nos afecta el asunto, que se traduciría en un crecimiento económico fundamental y en más cosas buenas y bonitas. Esperemos acontecimientos pero la complejidad ecosocial y la incierta carretera de la economía exigen hacer mucho caso a la voz de la prudencia.  

P.D.: Ahora Madrid parece que resucita su pretensión olímpica, varias veces fracasada, para los JJOO 2036, se supone que con todos ODS completados. ¿O el asunto es un bulo o un pulso político? Vivir para ver.

Movilidad sostenible en un mundo hiperviajero dominado por los objetos

Publicado el

Movilidad sostenible es permanecer un rato sin moverse, pensando lo viajera que es o no nuestra vida. También preguntarse cosas tan sencillas como; a dónde nos vamos a dirigir después y en qué medio de transporte; si utilizamos a menudo los pies y piernas que nos llevan a muchos lugares o acaso preferimos hacerlo en un medio de locomoción; a dónde va esa camiseta que tiramos a un contenedor que a su vez hizo un largo viaje hasta llegar a nuestra casa; de dónde vienen las cosas que comemos y el viaje largo o corto que hemos hecho para aprovisionarnos; anotar las veces que compramos por Amazon y esos sitios aunque sea una bagatela que no necesitamos; si en alguna ocasión el deseo de aventura nos ha llevado lejos en low cost; si cierto día nos dedicamos a contar el número de personas que viajaban en un coche y calculamos la media; las veces que utilizamos el vehículo personal para cosas innecesarias; si nos parece bien o mal esos megaaeropuertos que hay por el mundo y ahora quieren construir en Barcelona y Madrid; si pagaríamos la gasolina al precio que fuera con tal de tener la libertad de ir donde queramos en cada momento; si la movilidad tendrá algo que ver con lo del cambio climático; si la salud y la movilidad están relacionadas; si el lugar donde vive aprobaría o no en movilidad sostenible; si le cuesta mucho poco practicar la ciudadanía sostenible en una movilidad responsable; si antepone el disponer de cualquier cosa de inmediato al desplazamiento sostenible para lograrlo, etc. Por último, ¿cómo definiría movilidad? Lo de responsable es cosa suya.

Seguro que después de responder a estas preguntas y otras muchas podremos participar con más fundamento en la Semana Europea de la Movilidad. Tenga siempre en cuenta  cuando acabe el sonido de las bellas intenciones y el ruido del lavado de cara de la semana si la vida seguirá en un circunloquio permanente.

Caso de que no le apetezca, le invitamos a leer despacio y pensar aquello que dijo Jean Baudrillard, filósofo y sociólogo francés (1929 – 2007) y feroz crítico de la sociedad de consumo, que veía la movilidad desde la esfera de los objetos y necesidades:
„El mundo de los objetos y de las necesidades será así el de una histeria generalizada…, en el consumo, los objetos se convierten en un vasto paradigma donde se declina otro lenguaje, donde habla otra cosa. Y podría decirse que esta evanescencia, que esta movilidad continua que hace imposible definir una especificidad objetiva de la necesidad …, que esta huida de un significante al otro, no es más que la realidad superficial de un deseo que es insaciable porque se basa en la falta y que este deseo, por siempre insoluble, es lo que aparece representado localmente en los objetos y las necesidades sucesivas.“

Se nos ocurre una pregunta después de leer esto: ¿La movilidad se consume o se consume movilidad?

Amargores veraniegos para el mundo ecosocial

Publicado el

Nos refugiamos en el verano para huir de los desastres anteriores. Pero sin darnos cuenta se asomó el apocalipsis del mundo. El colapso no viene en forma de meteorito, como aquel que se llevó a los dinosaurios hace unos 66 millones de años. Hoy las amenazas son más sutiles o distintas. Las advertencias del tiempo pasado ahí están en forma de dilemas del presente: olvidos éticos, desastres ambientales, récords de temperaturas que se quedarán en anécdotas, evidencias científicas, disgresiones políticas y desigualdades crecientes, entre otras. El miedo atenazó meses pasados por momentos con episodios muy sonados por su intensidad y recurrencia. Pero en verano los nubarrones se disipan pronto, aunque descarguen tormentas y agobios por el calor. Las emisiones olímpicas alejaron al medioambiente de nuestras ataduras mentales.

El verano no consiguió limpiar la(s) crisis ambiental(es). Quedaron en forma de incendios en los países ribereños del Mediterráneo, en California o Siberia y sequías varias. Anteriormente en inundaciones porque los ríos quisieron recuperar sus cauces usurpados. Las máximas mandatarias europeas Der Leyen y Merkel se acordaron momentáneamente del cambio climático. Pero pasó el ruido mediático y la preocupación se disipó.La malla mediática apenas se hizo eco del deshielo de Groenlandia o de las liberaciones gaseosas del permafrost en Siberia. Otros iconos veraniegos acapararon la audiencia, como la publicación del informe del IPCC culpando a los humanos del desatino climático, pero su eco se apagó enseguida. O el caso anunciado de Mar Menor muerto.

Lo que dicen los aguafiestas, por más que sean científicos o ecologistas razonadores, no es bien recibido. No hay nada mejor que taparlo con todo un santoral de iconos placenteros alejados de los daños ambientales. La gente recuperaba la playa y las vacaciones en la liberación pospandémica. Casi al final ha estallado el drama social de Afganistán, que también es medioambiente con borrones humanitarios difíciles de digerir.

Continuará aumentando la fragilidad del medioambiente ecosocial y después…

Leer artículo completo en La Cima 2030 de 20.minutos.es

«Helibike» en la montaña y otras ligerezas deportivas

Publicado el

La práctica deportiva es una medida saludable como pocas. Pero realizarla en cualquier lugar tiene sus conques. En particular para el enclave donde se lleva a cabo. La gente del Pirineo aragonés está muy airada por la maniobra «deportiva» que supone subir a gente a bordo de un helicóptero a un pico para que desde allí se lance cuesta abajo en bicicleta. Imaginamos que las personas que se deslizan a toda marcha verán satisfecho un reto determinado. Eso defienden las empresas que publicitan estos cuestionados viajes. Existe el precedente de aquel «descenso brutal» que realizaba el conductor de un programa televisivo por Benasque. Dicen que contaba con permisos del Gobierno de Aragón.

El respeto a la naturaleza y sus biodiversos habitantes debe primar antes que la descarga de adrenalina en los enclaves singulares. Durante este verano, la gente se ha lanzado a tropel por ciertos lugares de los Pirineos que gozan de fama por su riqueza natural. Casi se formaban colas como aquellas del Everest. Las afecciones que provocan en los enclaves pesan más que el posible beneficio para la salud humana. Por supuesto que la naturaleza está para disfrutarla, pero con algunas prevenciones. De hecho, una parte de quienes van por allí a expansionarse o superar un reto personal lo hacen sin el equipamiento adecuado, incluso por el glaciar del Aneto. Aumentan año tras año los rescates de la Guardia Civil de Montaña en toda España. 

Para nada es una veleidad deportiva transitar por las redes de senderos que existen en todas las comunidades. Permiten una captura emocional sosegada de la naturaleza y sus habitantes. Hoy se puede obtener suficiente información en Internet sobre ellas. Si vienen a Aragón dense una vuelta antes por «Chino Chano«. Allí encontrarán explicadas de forma amena rutas para todas las edades, gustos y necesidades. Esto sí que es deporte saludable sin prisas. Un reconocimiento desde aquí a sus responsables y al guía senderista. Somos conocedores de que hay otros canales, televisivos o no, que enseñan recorridos pausados en otras comunidades autónomas y en Europa.

Al paso que vamos, nada quedará en paz con eso del deporte extremo, tan de moda últimamente. Nos nos extrañaría que se programasen carreras de drones que surcasen todos los picos famosos del mundo (o lagos, o cuevas, o lo que sea) para poner un banderita. Por cierto, las autoridades que deben regular toda la expansión lúdica en la naturaleza, sea deportiva o no, han de estar atentas. 

Sí al derecho a la práctica deportiva en la naturaleza, pero según y cómo.

Un mar de fábula en su génesis que acabó no siendo, ni menor

Publicado el

Lo llamaban Mar Menor pero no se sabe si lo era. En la costa sureste de la península Ibérica se cerró una parte de un mar abierto y nació otro. Una fábula sencilla de la naturaleza: crear y renovar, con algo de destruir. Para ello se alían las fuerzas naturales y el tiempo. El mar que no se sabe si lo era, en la interacción entre aguas saladas y otras llamadas dulces procedentes de la tierra. Daba un punto de arte a los mapas de España: azul apenas separado de azul, como en los cuentos en los que los dioses se reservan espacios peculiares. Acaso una copia de la Talasa griega.

 Pero llegaron los hombres y fabularon, mejor especularon con él. La riqueza entusiasmó en sus orillas. El suelo dejó de ser uno y pasó a otras tareas. El agua dulce llegada de muy lejos se llenó de sales. Qué ironía que ni aun así la llamasen salada. Los hombres lo convirtieron en un sumidero al que vertían las inmundicias de sus actividades económicas y vivenciales. Alguien protestaba pero era poca gente porque el dinero ganado a su costa tapaba muchas bocas.

En una fábula atribuida a Esopo, “El granjero y el mar”, se cuenta que la diosa Talasa podía adoptar forma humana. Cierto día los dioses fluviales se reunieron para quejarse de Talasa, porque ellos le ofrecían el aguadulce, en tanto que ella, que tenía amargos dones, solo contenía agua salada, estéril para la vida. La fábula, sea cierta o no su atribución, tiene su reverso imaginado. Porque los dominios marinos de Talasa siempre eran menores que los de Neptuno o Poseidón. 

El mar clamaba su abandono con el altavoz de los ecologistas pero la escucha llegó tarde. Ahora el Mar Menor es poco más que un estanque muerto, no es ni siquiera mar. Lo dicen las toneladas de escombros de biodiversidad que se recogen en sus orillas y se ven dentro de él. Nadie se hace responsable; parece que en aquella tierra no ha habido ni gobernantes ni gobernados.
Mientras esperan que los dioses arreglen los desperfectos, el turismo sigue llenando hoteles, la agricultora circundante abona hasta el aire. Las autoridades de allí piden a las del Estado la declaración de “zona catastrófica”. Suponemos que será para mostrar a Europa y al mundo entero lo que no se debe repetir: la especulación con algo que es libre y debe quedar para el futuro. Más que nada para que aquellos ecosistemas únicos que quedan no acaben muertos. Por obra y gracia de la catastrófica acción humana. 

El mundo social se hace pedazos en un verano catárquico

Publicado el

Cuesta mirar los informativos o leer las noticias. El verano ya no es anodino. Siberia y California siguen ardiendo; en Europa mediterránea España se suma a Grecia, Turquía e Italia. Olas de calor convertidas en océanos. Groenlandia perdiendo aceleradamente sus hielos fósiles. Más razones para creer en el calentamiento global. Tiembla de nuevo Haití a la espera de un nuevo ciclón que haga más difícil la vida. Parece que la corteza terrestre tiene una lista de lugares malditos que quiere eliminar. Afganistán entra en demolición; en realidad nunca salió de ella. Ya dudábamos que las potencias occidentales recompondrían el puzle étnico de aquella zona. La pandemia sigue campando a sus anchas en países más o menos ricos. Los inmigrantes continúan su calvario, aunque sean niños. Se anuncian nuevas riadas por el dominó afgano.

Un noticiario televisivo se ha convertido en una película de terror, en un escaparate de la negrura. Si sigue así la cosa dudaremos del futuro. Más todavía para esa gente que se acumula en el aeropuerto de Kabul y la que no se ve de Afganistán, donde mujeres e infancia serán quienes más pierdan. Las vacunas atemperan la vida de los países ricos a la vez que desesperan la mirada de los pobres, en una mezcla de miedo y petición angustiosa. A este paso deberemos dejar de hablar del mundo y escribir sobre los muchos mundos, que son la conjugación del verbo vivir con muchos complementos detrás. Malo será cuando el grito unánime se lamente de la situación y suene mucho el ¡tanto para tan poco!

La economía parece que se recupera, aunque no sepamos hacia dónde va. La gente rica o media rica sale de vacaciones más o menos largas hacia lugares más cercanos, pero se mueve. Las petroleras aprovechan para hacer su agosto elevando el precio de los combustibles fósiles. En España y otros países la luz sube sin parar; dicen que por el precio del gas. Casi nadie lo cree.

El verano ya no es la estación del relax sino un paréntesis ocupado por la preocupación: salud, economía, ecología, ética universal, educación, sociedad, infancia, etc. Incluso la gente positiva u optimista duda del futuro. La maniobras de quienes dominan el conjunto de los mundos se mantienen oscuras, puede que lleguen a ser perversas.

Por todos los lados surge la pregunta: ¿Qué vendrá después? Ojalá el fin del verano nos despeje alguna de las muchas incertezas, y que sea para bien.

El precio de la luz y sus componendas vs la pobreza energética

Publicado el

No llegamos a entender casi nada de lo que tiene que ver con la energía que consumimos en nuestras casas. Tampoco con la que utilizamos para movernos. La ignorancia sale cara porque quienes manejan los hilos en el mundo sí que saben qué hacer con ella y cómo vendérnosla. Porque aquí se trata, como casi todo de la vida actual, de comprar y vender, de mercados y mercaderías, de productores y consumidores, de quienes pueden pagarla y de los que sobreviven a su pobreza energética. 

Llegó el verano y el precio de la luz se puso por las nubes; no sabemos hasta dónde llegará. El lema «apaga la luz» describe a las claras la necesidad de regular nuestros consumos, para que no nos electrocuten la economía doméstica. Dicen que todo se debió a maniobras de las grandes operadoras mundiales de combustibles como el gas y otros asuntos como la compensación por el CO2. Como es cosa internacional poco se puede hacer, justifican algunos que dicen saber.

La gente corriente, que no entiende de los manejos internacionales, ve dispararse el precio de la luz a la vez que los parques eólicos y huertos solares inundan el territorio español. Se dijo que las energías renovables daban independencia energética, que los precios se abaratarían. El mapa de la energía renovable en Europa crece sin parar. Pero el axioma se rompió de pronto y nada es como nos lo venden. La credibilidad ciudadana desciende a la vez que el compromiso con la reducción del consumo, si se puede pagar lo que nos venden. En muchos hogares han puesto en marcha el avisador eléctrico para que les diga cuándo deben poner el lavavajillas, la lavadora y otros electrodomésticos. ¿Y aquéllos que precisan una conexión permanente?

Echemos un vistazo a los gráficos de EOM. En el primero se puede ver la evolución de precios de la electricidad puesta en los hogares en algunos países desde el año 2008 al 2020. En el de más abajo aparece el desglose del precio: qué porcentaje paga cada país europeo por la energía consumida, la red que la conduce, su suministro, impuestos, tasas y cargos. Aquí se observan unas enormes disparidades, tanto en el precio del kilovatio-hora desde 0,27 de Rumanía hasta 0,12 de los Países Bajos como en los porcentajes de cada partida. Desconocemos si la causa viene de la mayor o menor generación nacional (compárese con el mapa al que hacemos alusión aquí), de las características de la red, de las políticas impositivas o de que en algunos países piensan que la luz asequible para toda la ciudadanía es un derecho universal.

Podríamos buscar el país en el que más porcentaje supone cada una de las partes, contraponerlo con el que menos. Quizás encontremos razones que lo expliquen. La realidad es que vivimos presos de las maniobras comerciales y de las reglas reguladoras de los respectivos gobiernos, seguramente presionados por lo monopolios eléctricos. Mientras tanto, el ciudadano es el pagano, da igual que sea rico que su renta esté por debajo de los niveles de exclusión social. ¡Cómo lleguemos en este plan al invierno! La pobreza energética es una amenaza creciente sin respuesta contundente. Por cierto, la luz batió ayer otro récord histórico en el mercado mayorista. Preparémonos para el siguiente recibo de la injusticia eléctrica. 

 

La grave perspectiva climática se confirma. La emergencia crece aceleradamente

Publicado el

Tanta murga sobre el cambio climático y sus impulsos antrópicos apenas ha servido para lavados de imagen en la economía y en la gobernanza nacional o mundial. Los mandamases presidenciales de las naciones todas han ninguneado, desde Rayoy con su primo de Sevilla hasta Trump pasando por Bolsonaro, los avisos. El resto tampoco se ha esforzado mucho, o ha preferido mirar a la economía egoísta antes que a la ecología previsora. Las sucesivas llamadas de la ONU en boca de Guterres (ha calificado de código rojo la situación actual) y compañía han tenido menos eco que el papel de embalar. Tampoco la ciudadanía, perezosa o ignorante, acierta a ver por dónde le llegan las amenazas. Tanto hablar y la gente se ha pasado a la incredulidad permanente. Ha faltado liderazgo, o atrevimiento de los dirigentes para hacer caso a lo que afirman las investigaciones científicas. ¡Si hasta se han reído de lo que decía el IPCC y lo han llamado pesado alarmista!

Cualquiera que piense un poco no puede sorprenderse de las pésimas noticias climáticas. Los episodios meteorológicos con altas repercusiones abundan cada vez más. Tal multiplicación no puede ser fruto de la casualidad. Los optimistas/despreocupados climáticos aluden a que siempre ha habido cambios, se olvidan en su argumentación de que la magnitud y recurrencia sirven para ajustar las cosas a su importancia. Si lo coyuntural se hace estructural cambia mucho la vida. 

Pero en el Informe de ayer, el IPCC pone las cosas muy feas. Se confirman las peores perspectivas. Lean cualquier medio de comunicación solvente y comprobarán que el más completo informe científico sobre el cambio climático llevado a cabo hasta ahora «responsabiliza a la humanidad del calentamiento global». Ese asunto tan complejo que está detrás de los fenómenos extremos que hacen tan complicada la vida y anuncian tiempos peores. Cada vez queda menos tiempo, del calendario, para aminorar los efectos. De hecho, si lo hacemos muy bien a partir de ahora nuestros hijos y nietos notarán algunos efectos beneficiosos pasadas unas décadas. Démonos una vuelta por el Atlas interactivo para entender lo que se nos viene encima.

Lamentablemente, otras situaciones apenas tienen vuelta atrás. La emergencia crece aceleradamente. Hay una idea contundente en el informe: los anteriores episodios críticos calificados «del siglo» pasarán a ocurrir casi todos los años. Una pregunta estúpida: ¿Cuánto durarán los ecos del Informe y qué efectos tendrán? Puede que nos suceda como al escritor Juan José Millás, que en el baño se le «desocurren» las ideas.

Megaaeropuertos 2030 en la incierta puja del recambio climático

Publicado el

Hubo quien dudó de aquello de la movilidad sostenible que se deducía de los ODS. Se preguntaba cómo se compaginaba el deseo comercial de inundar el mundo de mercancías viajeras y la inclinación de las personas al viaje perpetuo con el uso racional de las energías, y que estas fuesen cada vez más limpias. El recambio climático planea como un nexo regulador de los ODS. Sin él la vida será muy complicada. parecía que las ciudades se implicarían en la movilidad sostenible. Ahora hasta de eso duda. 2030 se aparecerá enseguida y pedirá cuentas. En realidad ya lo está haciendo con respecto a los aeropuertos King Fahd de Arabia Saudí; los estadounidenses del Denver, Dallas, Atlanta, Washington o Houston; los chinos de Shanghai, Beijing y Guangzhou; ese de Dubai que hace de parada universal; Tokio, …; en Europa, Amsterdan, Londres o el parisino De Gaulle. Eso solo por citar unos cuantos de los grandes. El mapa de vuelos en tiempo real es para asustarse si pensamos en los millones y millones de gases de efecto invernadero que lanzan al aire; y sus consecuencias acumulativas. El ODS 11 (Meta 11.2) en entredicho y muchas metas de otros ODS con los que tiene relación.

El verano es la época de la movilidad, del turismo. Hacer ambas cuestiones sostenibles es imprescindible en el contexto global. ¿Pueden serlo de verdad y si es así bajo qué condiciones? Por eso sorprende el anuncio de que el Gobierno de España quiere convertir en el año 2030, qué fecha tan mal avenida con los macroaeropuertos, en el del despegue masivo de la aviación mastodóntica en Barcelona y Madrid. Parece incuestionable que el incremento de la movilidad mundial recalienta el cambio climático. ¿Qué objetivo tiene acumular entradas y salidas de mercancías y personas en unos pocos nodos?

Además, si se hiciese realidad implicaría evidentes desequilibrios territoriales: varios nodos superpoblados frente a la España vaciada, prácticamente en paulatina extinción. El medioambiente ecosocial convertido cada vez más en parcelas excluyentes. Nos preguntamos si no sería mejor dedicar los miles de millones que nos van a costar estos vuelos en recuperar una red ferroviaria sostenible que interconectase la España abandonada. ¿No vendrán los dineros del Pacto Verde europeo?, porque sería el acabose. Por cierto, las poblaciones cercanas a los aeropuertos gigantes verían afectada su salud por ruidos y otros peajes.

Por otra parte, parece que la ampliación del aeropuerto de Barcelona amenaza con agravar el frágil espacio natural que lo rodea. También el de Madrid tiene sus peros, y no solo es por la contaminación sonora. Hay muchas voces que claman por llevar a cabo una reflexión profunda de estos proyectos para que no tengamos que lamentar «el falso 2030», aquel año que se nos vendió como el del lanzamiento universal de una nueva convivencia global. Las desilusiones lastiman la esperanza social y anulan los compromisos particulares.

La teoría ambientalista tarda en ser asimilada por la población. Seguro que en 2030 no será mayoritaria. Por eso debe estar condicionada a un discurso coherente, progresivo, comprometido, reflexivo; no movido por impulsos partidistas ni globos sonda que al final se desinflan o explotan. En el necesario y potente recambio climático no caben estas maniobras. Piénsenlo nuestros gobernantes y dejen de atufarnos. 

El apetito cárnico atraganta hasta al planeta

Publicado el

La vida es extremadamente compleja. Se pudo constatar hace unos días cuando una declaración del Ministro español de Consumo recomendaba la reducción del consumo de carne por su relación con problemas de salud de las personas. Originó un aluvión de críticas. Vertía varios comentarios reflexivos sobre la alimentación, a la vez que aportaba sugerencias no muy diferentes a las que desde hace años recomiendan la OMS y organismos y entidades diversas de reconocido prestigio científico; también la mayoría de nutricionistas. Pasados unos días merece la pena volver a ellas.

En primer lugar porque fueron tomadas como un ataque al sector comercial y ganadero. Me da la impresión de que quienes así lo vieron no atendieron al discurso completo, diseccionando cada parte para analizarla bien. Es imprescindible porque mejora la convivencia colectiva.

Digamos de entrada que la necesaria crianza ganadera es muy variada. En ella no habrá solo vacuno, de donde parece que procedía un chuletón alabado por el Presidente del Gobierno español para defender el sector. Debería haber concretado si su defensa iba dirigida a la ganadería extensiva que muchas mujeres y hombres practican con profesionalidad en la España vaciada. Con sus iniciativas agroganaderas pequeñas o medianas realizan un ejercicio de custodia del territorio cuyos beneficios sociales y naturales trascienden fuera del espacio concreto. A modo de ejemplo serviría lo contado en «El campo es n(v)vuestro» de la Televisión de Aragón

Consumir una carne de cercanía de esas explotaciones no tiene comparación con esa elaborada en las macrogranjas estilo EEUU, en las que no faltan incentivos medicinales supuestamente peligrosos. O la procedente de Sudamérica criada en extensas zonas deforestadas, por ejemplo la Amazonía, que tantos daños ambientales provoca en suelos, acuíferos y aire. Además deja de lado a los pequeños campesinos de allí. Así no asfixiaría a las otras y facilitaría que el conjunto ecosocial se pueda ir gestionando para las generaciones futuras.  Algo de esto de consumo de carne y salud de las personas se decía en el Plan para la España 2050 del Gobierno, que el Presidente prologaba curiosamente con «España: un país con hambre de futuro».

Ojalá las manifestaciones del ministro Garzón, se vean o no oportunas, sirvan para impulsar la sosegada búsqueda de una sociedad informada en su nutrición y alimentada más equitativamente en conjunto. Además, tal que reflexiva se puede convertir en cuidadora del Planeta. Pero claro, quién se mete en estas controversias. Es mejor disimular o lanzar cortinas de humo. Aplazar la respuesta sine die, transferir los problemas presentes al futuro. 

Leer artículo completo en el blog La Cima 2030 de 20minutos.es.