Ecología

image_pdfimage_print

¡Tener o no tener salud, esa es la cuestión! La duda es universal, lacerantemente cartesiana, … Sin respuesta fiable

Publicado el

Anteayer se recordaba en todo el mundo, con la celebración del Día Mundial de la Salud, la importancia de la alimentación en la preservación y mejora de la existencia de las personas. ¡Vaya tontería!, dirá alguno. Pero en este asunto todavía quedan muchas cosas por aprender, o recordar. La inocuidad de los alimentos ni siquiera está garantizada aquí, en el mundo rico. Quien quiera enterarse solamente debe revisar el resumen de las noticias de RTVE. Mientras la duda sigue ofendiendo, la cobertura sanitaria universal todavía es una entelequia. A la vez, se acrecienta el despilfarro de alimentos, como denunciaba El Huffington Post. Sigue, más bien se acrecienta, la duda y se convierte en extremadamente cartesiana: ¿Somos una especie colaborativa?

Mire el cielo. Quizás encuentre un fulgor delicado: gentes diversas, algunas espectrales, tratan de mitigar esa soledad inherente al ser humano moderno

Publicado el

“Compartir el cielo” podría ser una máxima religiosa de quienes creen en el más allá. Pero no, podría ser un capítulo de un libro de quien cree en un más acá que dure, Naomi Klein. Esta periodista, que escribe sus artículos en New York Times, The Guardian y The Nation, lleva años clamando contra el capitalismo que batalla contra el clima. Porque, a este paso, no habrá un más allá terrenal, o será bastante limitado. Puede leer su último libro: Esto lo cambia todo: el capitalismo contra el clima (Paidós). Para entrar en materia lea el artículo que publicó recientemente El País sobre su lucha, o el del periódico El Mundo. ¡Más claro agua!

Seguimos recalentándonos. ¿Misión imposible o despiste intencionado? Cuanto antes lo aclaremos, mejor nos irá

Publicado el

Los insuficientes planes de los países ricos para luchar contra el cambio climático oscurecen sus bonitas intenciones. Acaban de presentar sus propuestas de mejora ante la ONU para dar valor a la conferencia de Paris 2015. Como entre unos 32 son responsables de casi el 80% de las emisiones, deberían reducirlas en ese mismo porcentaje pensando en el 2050. Pero solo aspiran a hacerlo en un 40%, y eso suponiendo que cumplan sus buenos deseos para 2030. Ahí aparecen enfilados EE.UU., Rusia, la UE, China, Japón, etc. España asegura que deberá reducir el 40% en relación con 1990. Algunos no se creen estas buenas intenciones. Así lo proclama un artículo aparecido en la revista Nature. Hace unos cuatro meses China y EE.UU. firmaban un acuerdo contra el cambio climático: bien pero manifiestamente insuficiente, porque ninguno de los dos países ha dado todavía detalles de cómo piensan llevarlo a cabo según el Centro para el Clima y Soluciones Energéticas. Seguiremos informando.

El inodoro lo traga todo, en los cuartos de baño donde no hay contenedor de residuos ni con(s)ciencia ecológica

Publicado el

Cual si creyésemos aquello que dijo Ramón Gómez de la Serna “Demasiada taza para tan poco chocolate” usamos el inodoro para eliminar todas las inmundicias. Las toallitas húmedas, que portan en su envase el equívoco mensaje de que se pueden “liberar” al inodoro, son el peor enemigo de los sistemas de depuración de aguas de las ciudades. Hogares verdes lo ha titulado acertadamente “la limpieza más sucia”. EurEu, la asociación que agrupa a las empresas de abastecimientos y saneamiento de 27 países europeos, por tanto muy interesados en hacer negocio, sostiene que la eliminación de estos residuos supone entre 500 y 1.000 millones de euros anuales. Su informe “Los retretes no son una papelera” lo explica suficientemente bien. Sigan leyendo “El monstruo que atasca las cloacas”, el interesante artículo de “El País” recientemente publicado. ¡Salud!

Tan contaminados nos cultivan que hasta nos están cambiando el sistema hormonal. ¡Quién dijo miedo! ¡Mutemos a lo desconocido!

Publicado el

Los contaminantes hormonales son sustancias que están alterando el sistema hormonal de personas y animales. Pueden provocar efectos adversos para la salud. Esos “disruptores endocrinos” (EDC en sus siglas en inglés) están relacionados con importantes enfermedades cuya incidencia está aumentando en todo el mundo. Dentro de las que se ha establecido ya la relación están ciertos tipos de cáncer (mama, testículo, próstata, etc.), también problemas de salud diversos (fertilidad, obesidad, diabetes, trastornos neurológicos, etc.). Tan serio es el problema que se avecina para el medio ambiente y las personas por estas prácticas que la OMS y el PNUMA de la ONU han alertado a los gobiernos para abordar este problema. Ecologistas en Acción, siempre atentos a nuestra contaminación ambiental, han puesto en marcha Libres de contaminantes hormonales para informar sobre esas sustancias que dañan el sistema hormonal. Mientras la Comisión Europea bloquea esas sustancias, aquí el Gobierno padece ceguera “disruptora”. No es el único caso. Enterémonos de qué va esto. El saber no ocupa lugar, aunque a veces nos cause preocupación.

 

Quien no quiera ver lo evidente solamente tiene que apuntarse al instinto gregario. Si además acumula pereza, y es un poco cobarde, la cosa está hecha

Publicado el

Nos lo había dicho Harrisburg  el 28 de marzo de 1979; nos lo recordó Chernóbil el 26 de abril de 1986. No los creímos. ¡Vaya estupidez lo del principio de precaución! Pero llegó aquel 11 de marzo de 2011 y Fukushima estalló. Mientras tanto hubo otros despistes dolorosos como el de Vandellós del 28 de abril de 1989; de algunos no nos enteramos, no nos dijeron nada (unas 30 averías desde su inauguración en 1972). Demasiadas primaveras truncadas. Vivir nuclearizados tiene sus riesgos, y la cultura del riesgo no se gestiona aquí; preferimos llamar a los bomberos cuando el fuego nos abrasa y lamentarnos de nuestra desgracia. ¿Estamos seguros en España? ¿En qué va la política nuclear global, la reapertura de Garoña y lo del almacén de residuos? Casi nadie dice nada: sumisión, oscuridad o pereza. ¿Explicarán algo los partidos políticos en las próximas campañas electorales?

Cada vez alumbran más las tinieblas climáticas. ¡Menos mal que ayer en la “Earth hour” no se nos olvidó apagar la luz!

Publicado el

Los bien intencionados ecologistas de WWF dicen que el apagón de ayer de algunos edificios es un momento para la reflexión climática. Pero los interruptores todavía no piensan, la mayor parte de la gente tampoco, o no está bien informada. El cambio climático ha venido para quedarse. No es un buen huésped. Los gobiernos miran para otro lado mientras hacen sus cuentas. Nosotros tampoco les pedimos mucho, aunque todos nos sentimos un poco mejor con el “esfuerzo” de ayer. No pudieron hacerlo quienes no disponen de luz en sus hogares en todo el mundo según el Banco Mundial. Serán unos 1.100 millones de personas, según registra un organismo de la ONU.

Ecología mutante que tarda en regresar a la esencia porque se ha quedado maltrecha por la crisis

Publicado el

No todo es verde en el medio ambiente de la Unión Europea. Hay más de un gris oscuro, casi negro si lo miramos con gafas de futuro. No lo es porque no se sabe que existen una serie de retos sistémicos a los que debe enfrentarse Europa, porque para satisfacer a las necesidades de la humanidad hay que adoptar estrategias de gestión coherentes, porque para ello hay que transitar hacia una economía verde, porque las inversiones ecológicas de hoy son necesarias para transiciones a largo plazo, pongamos 2050. Los grises los ponen los gobiernos, que no se creen que los sistemas de producción-consumo plantean grandes retos políticos. Tampoco muchos ciudadanos estamos atentos a pesar de manifestar lo contrario en el eurobarómetro, el ahora nos ahoga las ilusiones, o simplemente pasamos, porque “del dicho al hecho va un trecho”.

La duda metódica nos desconcierta cuando revisamos maniobras de las multinacionales que manejan el mundo. ¿Y si fuera verdad?

Publicado el

La IARC (Agencia Internacional para la investigación sobre el Cáncer), que depende de la Organización Mundial de la Salud (OMS), califica al herbicida glifosato como “probablemente cancerígeno para los humanos”, generador  de “evidencias convincentes” de que causó cáncer a animales de laboratorio. Hasta ahí poco nos impresiona. Pero si decimos que este producto está en la mitad de los herbicidas que se utilizan en nuestros campos, la cosa cambia. Porque desde ahí van a la boca. Algunos medios de comunicación no dudan. Relacionan ese insecticida con el autismo, preguntándose si sera un bulo o una hipótesis. Rápidamente, la mayor empresa fabricante, Monsanto, se ha apresurado a decir que no existen esas evidencias, que dicho producto está autorizado. Seguimos con la escéptica duda como método; nos lo recomendó Descartes. ¡Nos han ocultado tantos datos tantas veces!

Decisiones renovables –mejoran la vida- para los coches de gasoil, los “vehículos del Apocalipsis”, pero también para los otros

Publicado el

Algunas ciudades como París están firmemente decididas a prohibir su circulación. ¿Por qué? Porque sabemos que un vehículo de este tipo contamina hasta cuatro veces más que uno de gasolina. Reino Unido va a incentivar la sustitución paulatina de los antiguos vehículos. Pero claro, los nuevos motores de gasolina no son inocuos. Se apuntan nuevas normativas para paliar la contaminación. Ante tal grado de contaminación urbana solo cabe una solución para paliar un poco los efectos nocivos para la salud: utilice el transporte público.

Apenas nos salpica, porque nos encontramos cómodos atribuyéndonos una responsabilidad limitada en lo que les pasa a los otros

Publicado el

Como cada 22 de marzo toca conmemorar el Día Mundial del Agua, este año con el lema “Agua y desarrollo sostenible”. Nos suena el nombre. Lo tuvo aquella Expo 2008 de Zaragoza. Hay que leer y pensar si seguimos siendo unos o ya es hora de que nos incluyamos en ese colectivo tan heterogéneo de “Los otros”. ¿Qué no sabe cómo? Hay donde mirar, no tiene excusa. Elija una de las ventanas al tema que nos abre la estupenda guía que ha elaborado el Centro de Documentación del Agua y del Medio Ambiente de Zaragoza (Cdama) para la ocasión.

Bosques que fueron míticos, ahora son imprescindibles para que la vida siga. Pero hemos de aprender a mirarlos, sobran las equivocaciones

Publicado el

Hoy el calendario mundial tiene una marca verde: se celebra el Día Internacional de los Bosques. ¡Qué manía con dedicar tantos días a tantas cosas! Sí y no, porque al menos por un día, o por una noticia en los informativos, recordamos que los bosques son actores principales en el sistema vital global. Mañana, o luego, otra noticia nos habrá borrado la imagen verde. Un bosque es algo más que un color; es un escenario de vida, es un sistema complejo en el que se hace realidad la biodiversidad. Es algo así como un cofre que guarda muchos tesoros que solo esperan que la gente los descubra. Así, cuando quede prendada de su belleza, cerrará rápidamente la tapa para que no se escapen los misterios que atesora, para guardarlos o enriquecerlos para las futuras generaciones. No podemos perdernos ni huir de ellos como cuentan las historias de Hansel y Gretel -no hay tantas brujas como cuenta el relato de los Hermanos Grima- o del entrañable Pulgarcito.

* Tesoros forestales

¡Se fueron si dejar rastro!, los malditos residuos que nos afean la vida. ¡Qué afortunados somos los ricos!

Publicado el

Una vez tirados, inutilizados o llevados a los puntos limpios, nuestros residuos electrónicos viajan a África para ser reciclados pero acaban en los basureros. Los hemos visto en Accra, a donde teóricamente no deberían llegar porque el Convenio de Basilea lo impide. Pero, casualidades de la vida, al mayor puerto de Ghana llegan cada mes unos 600 contenedores con basura digital, aunque una parte no sea reciclable. En 2013 se vendieron en el mundo casi 50 millones de televisores planos, unos 300 millones de ordenadores y algo así como 2.000 millones de móviles. Eso sí, pagamos una tasa por reciclaje pero en Europa solo llegan a la planta de recuperación un tercio de los aparatos desechados. El resto se tira sin más o viaja a países pobres en donde su incorrecta manipulación destroza la salud de mucha gente. Es “La tragedia electrónica.

Otra profecía de Newton que puede convertirse en somera posibilidad: el fin del mundo será en 2060 (sic)

Publicado el

Andaba Newton enfrascado en la lectura del profeta Daniel, allá por el año 1704,  cuando le dio por hacer números sobre lo que iba a durar la vida en la Tierra y se quedó en el 1.260. Sumado a los 800 años de la coronación de Carlomagno encontró la fecha del fin del mundo: 2060. No había leído  “12 Risks That Threaten Human Civilisation”, de la Fundación Retos Globales. No tendría seguridad, ahora lo sabemos perfectamente, que la mayoría de esos 12 peligros han nacido en el seno de la civilización humana. Tampoco había conocido la energía nuclear de hoy, o nuestro cambio climático, o las otras catástrofes socioecológicas pero seguro que sospecharía la posibilidad del choque de algún asteroide o la mala gobernanza mundial. En fin, que pensaría que sería algo así como el “Apocalipsis” pero a lo bestia, o a lo callado, o no del todo. ¡A ver qué pasa!

Reloj que desde dentro marcas las horas para decir despacio, disfruta de la vida, dedica un tiempo a ser tú mismo, … y en algunas ocasiones ¡basta!

Publicado el

Dicen los expertos que un horario laboral acompasado al reloj biológico es beneficioso para la salud. Mientras tanto, en España, se madruga, se trabaja hasta altas horas, madres y padres hurtan tiempo a sus hijos para cumplir horarios laborales propios de la esquizofrenia. Se van a dormir cuando los búhos ya disfrutan de su jornada. La sociedad avanzada retrocede hacia el desempleo del tiempo, porque vive encorrida en una realidad que desvive. El jet lag social se universaliza y llega a los niños que duermen menos de lo que necesitan. Cuando uno envejece, el reloj circadiano funciona peor y los problemas del sueño aumentan. ¡Vaya castigo! Hasta dicen que los conductores alondra, los más acompasados al ritmo de la luz, lo hacen mejor que los otros.