Sociedad

image_pdfimage_print

Barras de colores para entender el incremento de temperaturas

Publicado el

Un código de barras es un lenguaje con mensajes encriptados; lo entendemos asociado a un producto que compramos. Es algo así como su documento de identidad. Nos hemos acostumbrado a ver códigos (de barras o QR) por todos los lados; es la vida actual ordenada e identificada.

Hace unos días, los medios de comunicación virtuales, también las redes, nos trajeron a la vista los códigos de temperatura del científico Ed Hawkins, profesor de Ciencias Climáticas en la Universidad de Reading, Reino Unido, en cuyo rincón de Twitter les animamos a bucear. En ellos queda reflejada la temperatura de muchos lugares del mundo desde finales del siglo pasado hasta lo que llevamos del presente. Los colores fríos se agrupan, salvo las naturales excepciones, en los primeros años de la serie. Los cálidos en los años más cercanos. ¿Les dicen algo las imágenes? Es necesaria más elocuencia ante semejantes códigos. Piensen en cómo representarían la posible influencia humana en el cambio cromático de su país. Seguro que se le han subido los colores, en la cara y en el corazón.

Divulgue el código. A ver si así la gente se da por aludida. Demuestre que lo del cambio climático está ligado al incremento de temperaturas.

Nuestras ciudades se acercan a Groenlandia

Publicado el

El pasado 25 de junio publicamos un post en 20minutos.es titulado “De Madrid Central a Groenlandia: la crisis climática las acerca“. En él se comentaba que el 18 de junio habían tenido amplia difusión en la prensa española dos noticias impactantes: la idea de los nuevos gestores de Madrid de suprimir las restricciones al tráfico privado en el centro de la ciudad y el creciente y alarmante deshielo de Groenlandia. En el primer caso, el anterior equipo municipal estaba comenzando a establecer las normas para que los coches privados dejasen de campar a sus anchas por el centro de la capital de España. En el segundo, un trineo se deslizaba por el hielo deshelado de la superficie de Groenlandia. 

Lea el post completo en 20minutos.es. En él tratamos de relacionar lo próximos que están Madrid -valdría cualquier gran ciudad llena de coches- y Groenlandia. La contaminación del aire y sus efectos ha acortado la distancia que hasta ahora las separaba. Por cierto, y no es por alarmar, el acelerado deshielo de Groenlandia, entre otros territorios, tiene graves consecuencias en nuestras vidas.

Si la educación fuese el camino

Publicado el

Para algunos, la duda casi ofende; para otros es un tema etéreo, de esos que se dice que preocupan pero que nunca se ponen en primera plana en medios de comunicación ni en encomiendas políticas. Para unos pocos es la salvación global.

Llegan las vacaciones escolares; las familias se afanan en organizar el tiempo libre de su prole. En España, el curso que ahora termina tuvo sus momentos señalados para el profesorado y el alumnado: más o menos exitosos, reflexivos o no, compartidos o individuales, novedosos o monótonos, etc.; puede que no se reflexionase sobre ellos porque la dinámica diaria es atropellada. Demasiadas veces, la educación obligatoria transita en el silencio, también social, para quien no la viva en directo; acaso alguna vez se la menciona, pero tiene escasa persistencia en día a día social. Después de tantas controversias políticas como las que hemos vivido en el último año, no ha quedado claro si existe en los distintos partidos un compromiso de prestar este servicio social; ni siquiera conocemos los principios éticos que lo moverían. Poco importa, llegó el silencio veraniego que hará olvidar lo bueno o malo que haya acontecido en nuestras escuelas.

Para algunas personas, en otros contextos y países, la educación es el camino que marca el futuro con señales de esperanza. Escuchen con atención la entrevista que le hacen a Muzzoon Almellehan. Para ella, la educación es el único camino, aunque tenga imperfecciones; porque la educación le da esperanza y futuro.

En fin, felices vacaciones a todos; el silencio les guardará algunas ilusiones y se las susurrará en septiembre, para que las comunidades educativas las asuman o las hagan llegar con fuerza a los callados referentes políticos y a la perezosa administración educativa. 

 

Poner cara a la pobreza para conseguir que muestre satisfacción

Publicado el

Llevamos mucho tiempo hablando de la pobreza en España; tanto que ya demuestra que es un problema estructural, para nada coyuntural. Las cifras no engañan, pero no tienen cara. Será por eso que no hacemos visibles los colectivos que están en riesgo de exclusión o padecen pobreza severa. 

La pobreza es algo así como una insustancia que se extiende; su supuesta incorporalidad se adueña de las personas. Se la nombra una y otra vez, asociada a veces a números y porcentajes; concluyendo la necesidad de asignar una cantidad económica a aquellas personas, identificables fácilmente con estudios rigurosos, que padecen pobreza severa. Pero ahí sigue, creciendo en España sin ser escuchada, al menos reduciendo sus impactos. 

Bueno, en realidad alguien sí dice algo, por más que la escucha política no sea atenta. Lean despacio el artículo de eldiario.es en donde desgrana la propuesta valiente de la autoridad fiscal: “Una renta mínima reduciría la pobreza severa un 60% con un coste de 3.500 millones”, en relación con una Iniciativa Legislativa Popular presentada por UGT y CCOO en 2016, con 700.000 firmas, para establecer una prestación de ingresos mínimos (426 euros) en el ámbito de la protección de la Seguridad Social. 

Póngale rostro al asunto. Valore su pulsómetro de la pobreza: emocional o no, alta o baja, espacial, de cerca o de lejos, conocida o ignorada, de ayer y de mañana, etc. Recuerde: eliminarla es uno de los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

 

Tanta pobreza, también en España, cuestiona la Agenda 2030

Publicado el

El objetivo núm. 1 de los ODS desea “poner fin a la pobreza en todas sus formas en todos los lugares del mundo”. Restrinjamos el mundo y centrémonos en España. El último informe de Cáritas/Foessa dado a conocer en junio de 2019, afirma “el número de personas en exclusión social en España es de 8,5 millones, el 18,4% de la población, lo que supone 1,2 de millones más que en 2007 (antes de la crisis)”. Los pobres, de aquí y del mundo, son invisibles para muchos de nosotros. Quienes hemos nacido en entornos privilegiados tendemos a olvidar las situaciones límite de aquellos que viven en contextos desfavorecidos. Parece increíble que los ODS, que mostraban que la pobreza y exclusión social estaban en el origen de la crisis mundial, y por eso la colocaron en primer lugar de sus objetivos, caminen tan lentos; incluso en ámbitos del mundo rico.

No solo son pobres quienes nos demandan ayuda por las calles o acuden a los centros sociales que los auxilian. Imaginen hacia qué proyectos de vida podrán encaminar a sus hijos quienes perciben salarios mensuales de 500 o 600 euros.

El informe citado separa la población española en dos grandes sectores: el de las oportunidades (unos dos tercios de la población española), que consumen en exceso, sin importarles los efectos y tienen capacidad para que sus necesidades figuren en la agenda política. Además, están seguros de sus prácticas cotidianas y las razonan con ideas poderosas (sic); también muestran muchos  olvidos en su  solidaridad.

Después, muy lejos, están los otros.

Los buenos deseos del Plan Nacional Integrado de Energía y Clima

Publicado el

Pocas veces las asociaciones gubernativas obedecen a la multidimensión de la vida colectiva. Suelen estar dirigidas a un aspecto concreto, determinado por pocos vectores. En el caso del proyectado borrador del Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC) para 2012-2030 sucede lo deseado: se relacionan causas y efectos, se aíslan dimensiones determinantes para focalizar sus interacciones, se proyecta el futuro pensando en las personas. define como objetivos lograr la descarbonización, conseguir la eficiencia energética, asegurar la independencia energética, esboza política para mejorar el sistema interior de abastecimiento y uso, y quiere apoyarse en la innovación, investigación y competitividad. También pone fecha al cierre de siete centrales nucleares, porque las renovables ya darán la energía de la vida. ¡Casi nada!

No se pierdan los escenarios previstos para la red eléctrica en 2925-2030. El último anexo trata de la contribución del plan a los ODS en 2030. Tras su publicación, las organizaciones ecologistas han mostrado sus temores. ¡A ver cómo queda su realización!, en estos convulsos tiempos políticos en los que tan poco importa el futuro de la ciudadanía y tanto las peleas por gobernar. Los meses pasan y el cambio climático cabalga desbocado, azuzado por nuestros comportamientos.

De momento, la Unión Europea no está muy contenta con los planes que le han presentado los estados miembros.

¿Inteligencia escolar? ¡Diga!, hubiera exclamado Tonucci

Publicado el

Es de sobras conocido que la escuela casi nunca aprovecha las inteligencias de quienes la componen; llámense profesorado o alumnado. Incluso nos atreveríamos a decir que los gestores educativos esconden la suya en el cajón, abrumados por la tiranía/urgencia de lo organizativo. La escuela, en general, tiene como misión sacar a flote el talento de niños y niñas, desarrollar su creatividad, impulsar las vocaciones particulares. Todo ello, en el contexto de aprendizajes útiles para la vida. Por el contrario, debe ser a propósito porque el desvío dura ya demasiadas leyes y años, la escuela es el lugar perfecto para las rutinas, los calendarios exigentes, los contenidos poco útiles y el paraíso de los exámenes uniformados para todos los alumnos, independientemente de sus destrezas y capacidades.

Hagan un repaso de su paso por la escuela, piensen si ha cambiado mucho desde entonces, hablen con sus hijos e hijas del asunto, coméntenlo con el profesorado de sus hijos. Lean esta antigua entrevista a Ken Robinson para reconocer en ella pensamientos propios o desacuerdos. Unos y otros le servirán para argumentar su conversación. Pero la escuela no puede seguir tal cual, después de tantas leyes educativas.

Vaya desde aquí un homenaje a Francesco Tonucci, explorador de inteligencias escolares (Frato), ilustrador de los pulsos de la educación y creador de “La città dei bambini“. Distinguido con el Premio Unicef Comité Español 2019. Gracias Maestro.

¿Llegará el apocalipsis global en 2050?

Publicado el

El informe “Riesgo de seguridad existencial relacionado con el clima: una propuesta de escenario futuro” (Existential climate-related security risk: A scenario approach), publicado por el Breakthrough – National Centre for Climate Restoration (NCCR), un centro privado independiente de Melbourne (Australia). En él, se asegura que la Humanidad puede enfrentarse en 2050 a un mundo en “colapso social y caos absoluto”, si sigue el acelerado deterioro actual de los sistemas ecológicos por la intervención humana; causa y efecto del hipotético apocalipsis -incluye millones de muertes prematuras y desplazamientos masivos-.

En el informe se critican las previsiones demasiado conservadoras del IPCC(Grupo Intergubernamental de Expertos sobre al Cambio Climático) y la ONU; también los acuerdos de París. Los ciudadanos preocupados por estos temas estamos confundidos, seguramente nos encontramos ante dudosas verdades y post verdades matizadas; quizás ambas sean caras del mismo dado social, en este caso también climático.

Seguir leyendo en La Cima 2030.

¡Medioambiente en clave de salud!: La contaminación supera en víctimas a los accidentes de tráfico en España

Publicado el

No puede ser que sea cierto, dicen algunas personas, muchas, cada vez más. Pues sí, los datos lo demuestran: en España se contabilizan 10 000 muertes anuales ligadas a la contaminación, frente a 1700 fallecimientos asociados a los accidentes de tráfico, según dio a conocer la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR), el día 5 de junio, Día Mundial del Medio Ambiente. Busquemos culpables: óxidos de nitrógeno (NO2),  el ozono troposférico, el dióxido de azufre; el monóxido de carbono, o el plomo. Juntos viajan, se alojan y matan desde órganos como los pulmones o el corazón.

Sin embargo, todos quietos: administraciones, empresas y ciudadanía en general. ¡No es posible que seamos tan inconscientes! Mientras llega el sentido común hagan algo: contaminen menos el aire, utilicen el transporte público y muévanse por su ciudad por las calles menos expuestas al mortífero tráfico rodado. Su salud, y la de miles de convecinos, les dará las gracias.

Además, no se sienten a tomar algo en esa terraza a pie de calzada al lado del rebufo de los coches y autobuses en una calle estrecha; una estampa típicamente española. ¿Que (no) pensarán de la contaminación las personas que así obran? 

¿Medioambiente? Sí, gracias; pero mucho, pronto y todos juntos

Publicado el

Seguro que no le cuesta recordar 10 cosas que hizo el pasado 5 de junio a favor del medioambiente; incluso retiene algunos detalles de por qué se ocupaba en según qué cosas y si le supuso poco o mucho esfuerzo. ¿O sí que le cuesta recordarlo? No tengan la menor duda de que muchos de sus propósitos de transición ecológica tendrán una profunda incidencia en sus vidas, más todavía si suponen un cambio de mentalidad y la asunción de compromisos.

La verdad es que el tema del medioambiente y sus circunstancias sonó mucho ese día en las redes y en los medios de comunicación. Antes, ya la gente, estudiantes y madres, había empezado a mostrar su impaciencia ante la (in)acción política en el Global Strike Future. Da la impresión de que el futuro crítico ahora lo sentimos cerca, casi empezamos a creernos eso de que hay que cambiar de estilo de vida. ¡Así no podemos seguir! Hemos de tener presente todo el año los días cercanos al 5 de junio.

No se piensen que esto es nuevo, la ONU nos viene avisando desde hace 47 años…

Seguir leyendo en La Cima 2030.

Se vende sostenibilidad; abstenerse quienes sean simplemente curiosos

Publicado el

En el Día Mundial del Medio Ambiente, se vende sostenibilidad; la visión redentora surge por todos los lados. Las empresas también, quieren su protagonismo. Incluso las comercializadoras eléctricas se publicitan como verdes. Después de haber provocado ‒o al menos ayudado por acción u omisión negando evidencias‒ tanto las empresas como los gobiernos una buena parte de los desastres del descabellado modelo de crecimiento, ahora dicen que nos van a salvar. Nos trae a la memoria el olivo centenario, de aquella película de Icíar Bollaín, que acabó en el vestíbulo de una dañina energética alemana y le dio el toque ecológico.

En este asunto de la sostenibilidad, los gobiernos están presos del cortoplacismo. Llevamos 30 años de concienciación y es hora de pasar a la acción. Sin embargo, no se observan voluntades inequívocas: lo que el departamento encargado de la imprescindible transición ecológica propone es contradicho por las acciones del resto. Así no hay manera de que la gente –perezosa de por sí– se haga cómplice en el ejercicio continuado de la sostenibilidad. Venga de donde venga, la publicidad es insostenible si se queda en la domesticación de las preocupaciones ambientales, en un ejercicio de autosatisfacción y en un engaño a la ciudadanía; al final se convierte en un desfalco planetario. Por eso, absténganse los curiosos y acudan los comprometidos.

Para dar verosimilitud a la Agenda 2030, encomienda de todos los gobiernos, en cada ley o norma se debe apostar por un cambio de modelo vivencial y de desarrollo que asegure el futuro colectivo; el actual modelo de vida y desarrollo no sirve; la salida a la crisis global no puede hacerse por el mismo camino que se siguió para llegar a ella. En las fases de implementación, habrá que hacer explícitos los criterios y momentos de valoración de las acciones. Además, el gobierno ha de prever un órgano de vigilancia independiente, cuyas recomendaciones tengan carácter vinculante para todos los ministerios o departamentos. En todo este proceso de cambios productivos y ambientales considerables, se necesitará una comprometida dotación presupuestaria.

Lea el artículo completo en Heraldo de Aragón.

Todos sabemos que necesitamos un aire más limpio; pero quién se empeña en su búsqueda

Publicado el

La invitación -necesidad imperiosa, de beneficios enormes para nuestra vida cotidiana- la han lanzado muchas fundaciones, organismo y ONGs como puede ser la Plataforma X aire más limpio. Esta centra su incidencia en los ayuntamientos, como órganos de gestión más cercanos a los ciudadanos, principales perjudicados de que el aire de donde viven sea cada vez menos limpio. Porque se sabe que la contaminación del aire resta la esperanza de vida, porque entre todos algo podremos hacer, es la hora de decir: ¡Basta ya! Todos a la búsqueda de un aire más limpio. Empiece hoy a apagar algunos motores, a dejar su coche en casa y transitar en la ciudad con medios no contaminantes. Lea, y adhiérase a las propuestas de porelclima. Allí encontrará informaciones como el estudio State Global Air sobre cómo la contaminación afecta especialmente a los más vulnerables, niños, de los países más pobres. ¿De verdad que le da igual? No podemos creerlo. Celebre como se merece la Semana Mundial del Medio Ambiente.

Comer o no comer según qué para frenar el cambio climático: ¡He ahí la cuestión!

Publicado el

Sencillo e ilustrativo, sin grandes discursos; simplemente planteándose, planteándonos, preguntas sobre nuestra alimentación y buscando alternativas a partir de la consideración de lo que comemos y su influencia en el cambio climático. Muévase despacio por esta propuesta de New Yok Times, alimente su pensamiento y su cuerpo, comente en su casa lo que aquí se dice, pero sobre todo, piense en la crisis climática, social y planetaria que entre todos hemos ocasionado. Es tiempo de actuar: ¡Entre todas las personas podemos mirar hacia adelante sin graves temores y frustraciones!

Somos basura electrónica, engordando constantemente e incapaces de reciclarla

Publicado el

Decía un adagio muy empleado en otros tiempos que por sus (s)obras los conoceréis. La sociedad actual es “electrodependiente” y gestiona mal, fatal, aquello que la define en este campo. El robot que nos sustenta no tiene grabado en sus chips eso de reducir y recuperar para reciclar y darle un uso más eficiente; no entiende lo que significan las sobras. Quienes utilizamos la electrónica tampoco, según denuncian las agendas de la ONU: la basura electrónica (unos 50 millones de toneladas en todo el mundo) es la que más ha aumentado a escala mundial. Parece que solamente el 20% de este tipo de residuos se recicla, con las consiguientes pérdidas en calidad global del medio ambiente y recursos económicos; todo un derroche incomprensible, que según parece será creciente. ¿Cómo podemos seguir tan tranquilos ensuciando nuestra casa y tirando una parte importante de nuestra economía y recursos? Es hora de apostar por la economía circular electrónica. Por cierto, ¿Cómo lo hacen ustedes en su casa o en el trabajo?

Empantallados, así viven los niños y adolescentes españoles; no solo ellos

Publicado el

Madres y padres están preocupados porque sus hijos, desde la más tierna infancia, están muchas horas agarrados al influjo de las pantallas tecnológicas. Por ellas les llegan impactos coloridos y a la vez peligros comprobados: contenidos inapropiados, acosos cercanos o lejanos, llamadas de todo tipo. Los más pequeños empiezan a desdeñar la atracción de cosas importantes, si no salen de una pantalla, también pierden el placer del descubrimiento lento; los jóvenes disminuyen su productividad estudiantil si compaginan las preocupaciones escolares con la atención instantánea al dispositivo móvil o a la música trepidante. Este inútil desperdicio de tiempo, criticado por madres y padres, es practicado por ellos mismos; no se dan cuenta, no saben o no quieren saber. Los multiconectados –grandes y pequeños- deben pensar que si no leen la noticia que sea, bueno el titular, o no responden al segundo a ese wasap que acaba de entrar, y a veces sonar de forma estridente, no están en este mundo. El control propio y de los hijos e hijas –debe haber algún control parental– forma parte de la vida colectiva. Así se entiende en muchos asuntos convivenciales. ¿Por qué se distrae tanto en el uso de los dispositivos electrónicos? Quizás nos están engañando; lo que es seguro es que  abducidos ya lo estamos. Échenle una ojeada a Empantallados: Cómo convivir con hijos digitales, que ha escrito el profesor Santiago Moll. Y no olviden que en demasiadas ocasiones el móvil usurpa la privacidad, tanto de niños y jóvenes como de mayores, y facilita la manipulación.