Estudiantes a la fuerza

Hay quien opina que la falta de motivación del alumnado es una causa principal del escaso éxito de la educación obligatoria. Algo habrá de este asunto, pero no debemos quedarnos en la transitoriedad de ese alegato. Pocos estudiantes, ni ahora ni casi nunca, escuchan una voz interior que los incita a aprender. Estudiar supone un ejercicio cotidiano de disciplina. Aunque se disponga de esta, cuesta gestionar cada día lo aprendido. Bastantes veces se olvida, bien sea porque era complejo, porque debe competir en la memoria con otros muchos aprendizajes o porque no interesa ni sirve, sin más.

A lo largo de muchos años se somete a nuestros niños y adolescentes a unos aprendizajes de cuestiones que quedan alejadas de sus intereses. Bastantes de las cosas que estudian carecen de aplicabilidad inmediata, lo cual hace que su olvido sea siempre mucho más rápido que su aprendizaje. Muchos contenidos suponen abstracciones difíciles de componer, porque los escolares tardan en dominar estrategias en donde no aparece lo concreto como final del recorrido. Revisemos cualquier desarrollo curricular, de la materia que sea, de Primaria o de Secundaria.  Anotemos lo que resultará utilizable para nuestros alumnos aquella tarde o a la semana siguiente. Preguntémosles a ellos cómo viven sus estudios. Pobre bagaje, sin duda.

Además, están sometidos a la valoración continua de lo que saben o no. La espada del suspenso, la bronca de los profesores y de las familias espolea más o menos el esfuerzo para aprobar. Habrá que interrogarse si ese mecanismo vital es motivador para cualquiera, incluidos los adultos. Porque, si se consigue aprender algo no deseado, lo asimilado de forma no placentera huye cual centella de las cabezas de jóvenes o adultos. A pesar de todo, los escolares se aplican, unos más y otros menos. Para incrementar la motivación intrínseca iría bien una rigurosa selección de los contenidos que se enseñan, esos que fomentan la autonomía personal a la hora de entender el mundo.

  • Publicado en Heraldo escolar (10-12-2014).
image_pdf

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Ecos de Celtiberia