Asignaturas, horarios y exámenes

La escuela es un estamento cerrado, o demasiado estático, porque la organización la condiciona de tal forma que anula buena parte de su dimensión transformadora. La escuela podría ser un organismo vivo, con una cierta tendencia al desajuste, pero es todo lo contrario. Aunque por allí deambulen propuestas creativas, intereses diversos, muchas ilusiones personales que se añaden a otras -o entran en conflicto con ellas-, al final cada uno de quienes por ella se mueven debe representar un papel que viene fijado de antemano según el estatus: ser equipo directivo, profesor/a, o alumno/a en los diferentes cursos. Todo viene condicionado por la necesidad de desarrollar los currículos que organiza –impone- la autoridad educativa, que al final serán valorados en función de lo que sean capaces de explicar los alumnos. En resumen, el fin justifica los métodos. En otros países, estados, el margen de libertad es mayor y se pueden organizar los centros educativos de forma diferente.

La actual organización escolar reproduce bastante la que se llevaba hace décadas. ¿Por qué? Todavía no ha demostrado con claridad la investigación educativa que a determinadas edades sea más adecuada tal compartimentación de conocimiento. Dividir los aprendizajes, que son una construcción personal, en tiempos fijos, a los que unos no llegan y otros los rebasan, es una manera de ajustar los ritmos educativos para que todo “funcione”. Para comprobarlo se programan exámenes, en los cuales unos alumnos triunfan y otros no. Cada vez hay más exámenes para demostrar lo que en si es indemostrable: que todos los alumnos de una edad aprenden con los mismos métodos y alcanzan similares metas.

Hace unos días hemos conocido que unas escuelas concertadas pretenden reformular estos estilos. No es algo nuevo. Antes, desde la Institución Libre de Enseñanza hasta los Movimientos de Renovación Pedagógica, intentaron impulsar la flexibilidad en las asignaturas, en horarios y la casi desaparición de los exámenes. ¿Qué quedó de todo esto? Apenas un poco de nostalgia dibujada con unas señales de coherencia y una ilusión perdida. La organización escolar se puso en contra. Le asusta experimentar.

  • Publicado en Heraldo escolar el 15 de abril de 2015
image_pdf

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Ecos de Celtiberia