Segregación escolar

Este asunto tiene un protagonismo continuado: Es objeto de variadas investigaciones que se preguntan si origen social, sexo, etnia o conocimientos condicionan atenciones diferenciadas; si provocan escuelas o aulas diferentes cuando para los agrupamientos del alumnado se utiliza más de una variable. Algunos estudios apuntan a que el mercado educativo condiciona las distintas segregaciones, otros que es la distribución residencial; no faltan quienes lo achacan al paso forzado a los institutos tras la primaria frente al más llevadero en los centros concertados, también a la separación del alumnado por itinerarios debido a la repetición o no de curso y al grado de adquisición de ciertos estándares por el alumnado. El hecho es que la segregación existe, obedece a criterios explícitos o no.

Cómo se explica que en España haya un 9 % de centros con más de la mitad de alumnos de entornos desfavorecidos, o que en casi el 40 % se alcancen porcentajes entre el 25 y el 50 %. Algunas voces achacan estos datos al hecho de que la libertad de elección no es neutra o que el cobro de determinados servicios aleja a estratos sociales determinados. Algunos índices de segregación hablan que para lograr la equidad en España habría que cambiar más del 30 % de alumnado más vulnerable de unos centros a otros. Sorprende que sea la rica Comunidad de Madrid la que más segrega. Parece que existe consenso en que la segregación escolar es el proceso que más influye en el fracaso y el abandono educativo temprano, que se ceba particularmente en secundaria. En consecuencia, hay que hablar mucho del asunto y llegar a un convenio social que marque la búsqueda de la equidad como primer argumento del tránsito escolar.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ecos de Celtiberia