El fitoplancton se apunta a la lucha contra el cambio climático

CARTAS AL FUTURO EN LA SEMANA PREVIA A LA COP25 CHILE-MADRID

Si, es cierto, el fitoplancton es uno de nuestros mejores aliados en la lucha contra el cambio climático pues liber al aire enormes cantidades de oxígeno que aminoran el efecto de los malos gases, como ese dióxido de carbono que cada vez echamos más para envenenarnos. Los datos de emisiones de 2018 son preocupantes.

Si, asómbrense al descubrir, o confirmar quienes ya fuesen sabedores, que los bosques, los grandes y frondosos árboles de selvas y taigas,  no están solos en su lucha contra la contaminación del aire y el consiguiente cambio climático. Los diminutos que forman el fitoplancton –que vive no lejos de la superficie del mar- les ayudan, y mucho, en el complejo proceso de la fotosíntesis, que sin entrar en detalles complejos de entender y simplificando quizás exageradamente, es la fábrica donde desaparece el dióxido de carbono y se elabora el tan anhelado oxígeno que facilita la vida. Tanto que se puede afirmar, lo recoge bien National Geographic, que el verdadero pulmón del planeta está en los océanos, pues producen entre el 50 % y 85 % del oxígeno liberado al aire. Aunque habrá que resaltar que el fitoplancton es un fabricante de oxígeno muy lento; además tiene muchos depredadores, no solamente las ballenas que tragan cada día millones de cianobacterias y demás componentes del plancton.

En el mar casi todo asombra. Ese bosque marino de fitoplancton que parece invisible tiene que ver también con el color del mar. De hecho muchos científicos opinan que eso va a cambiar de tonalidad. La contaminación marina va en aumento y acabará con una parte del fitoplancton –que lleva disminuyendo ya hace un siglo-, lo cual provocará un cambio en la coloración de las aguas de océanos y mares.

Seguir leyendo en La Cima 2030 de 2ominutos.es.