Retrato personal frente a la crisis climática

Lo que empezó llamándose calentamiento global, se mudó a cambio climático, después a crisis climática y ahora se enuncia en forma de emergencia climática. Plántese delante del espejo y mire si sabe bien de qué va la cosa, lo que hace para acompasar su vida a la situación, aquello que tiene pendiente, lo que ve que hacen los demás, etc. Congratúlese de los pasos dados, de aquello que está cerca de conseguir y, sobre todo, no se flagele por lo que todavía no hace bien. Tome nota escrita del acercamiento que le falta para sentir satisfacciones, y vaya tachando sus deseos conseguidos. Ya sabe a dónde se dirige el asunto; otra gente también, pero prefiere esperar a ver qué pasa.

Le invitamos a que, para celebrarlo o ponerse en marcha si es una persona perezosa, se una, cual partisano-a a quienes entonan esa canción que dice: necesitamos despertarnos (espabilarnos), abrir los ojos rápido para construir un mundo mejor; hemos de hacerlo ahora ya…

Reflexione en familia, con los amigos y en el centro educativo, o en su trabajo, sobre este asunto del calentamiento global y de la crisis/emergencia climática. Sin duda habrá determinadas situaciones o indicadores que le preocupan. Entre todas ellas compondrá su retrato, físico y del pensamiento. Seguro que  le hace ponerse en marcha con energía y compromiso.