!Bien venido Humboldt, adiós Leonardo!

Las fechas sirven para medir el tiempo, sin duda. También para reconocer ideas, eventos y personajes. Siempre, en años o días concretos, es bueno pararse a imaginar lo que hubiera sido del mundo sin eventos concretos, sin las ideas de personajes plagados de ideas creativas, renovadoras, globales, etc., que tanto han cambiado la historia universal y la ciencia aplicada. Hay años de suerte, como este 2019, en el que se cumplen 500 de la muerte de Leonardo da Vinci, y 250 del nacimiento de Alexander von Humboldt. 

¿Qué sabe de ellos? Del primero se podrían decir tantas cosas que hablarían de su genio que no cabrían en este blog; nos quedaremos con su percepción sistémica del mundo y su acercamiento a la botánica. Del segundo habría que resaltar su anticipación a la comprensión de las variaciones climáticas, de su amor por la naturaleza -ya hemos alabado su figura en este blog- y las consecuencias de sus pulsiones.

Lean cosas de ellos, sumérjase en su tiempo y traigan al actual sus pensamientos. Comenten en sus tertulias lo que dijeron sobre asuntos científicos/ecológicos, pero también hablen de cuestiones del pensamiento práctico moral que son clave de la vida actual. Leonardo nos legó aquello de que “El placer más noble es el júbilo de comprender”; de Humboldt podríamos anotar “No hay razas inferiores, todas ellas están destinadas a alcanzar la libertad”.

La cultura colectiva los necesita, 500 o 250 años después, para deambular por el complejo mundo en el que vivimos, en el que crisis ambientales, sociales y económicas nos mantienen temerosos de algún colapso.