La canícula volverá una y otra vez; la hemos provocado a propósito

Publicado el

image_pdfimage_print

El escritor y periodista Ramón Gómez de la Serna tuvo la ocurrencia de decir que el ventilador afeita al calor. Seguro que ahora disfrutaría, o no, viendo a los europeos agobiados con calores termométricos inauditos que llevan consigo un sinfín de contratiempos.

La canícula de este año no ha respetado el calendario. Antiguamente la temperatura extrema coincidía en el Hemisferio Norte cuando Sirio (estrella brillante de la constelación de Can Mayor, de ahí viene lo de canícula) salía y se ponía a la vez que el Sol, más o menos entre el 22 de julio y el 23 de agosto. Pero los tiempos mudan una barbaridad; alguien asegura que nosotros contribuimos, y mucho a que cambien tanto, sin ritmos comprensibles y un mínimo de estabilidad. Hace unos días las tormentas sacudían media España.

A finales de junio se han batido récords de temperatura por media España. Seguro que el reciente tostadero no nos asombra; oímos una y otra vez a los científicos asegurar que los últimos veranos han sido los más cálidos desde que los romanos dominaban lo que sería Europa, que los últimos 30 años presentan un calentamiento sin precedentes. Repasen la agenda y recuerden los calores vividos en España en 2003, 2010 y 2015.

Seguir leyendo en La Cima 2030.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ecos de Celtiberia