Mientras los GEI van y vienen colgados en la aérea interconexión multiturística y exótica, la OMS avisa de que la vida de nuestros hijos y nietos empeorará

Publicado el

image_pdfimage_print

Cada vez más vuelos, para más gente que ve en los desplazamientos a lugares lejanos uno de los anhelos existenciales, bien vendidos por las agencias turísticas o por los programas televisivos. El turismo largo –parece que quién no ha viajado a distancia de 10 000 no puede contar nada- gana la batalla al desplazamiento corto, según demuestran la Agencia Europea del Medio Ambiente (EEA por sus siglas en inglés) y la EASA (European Union Aviation Safety Agency). Lo exótico triunfa de tal forma que mucha gente “disfruta” de un lugar pintoresco en lo social y ambiental, puede enviar centenares de fotos por whatsapp para dar envidia- pero a la vez que desconoce los maravillosos enclaves que tiene a unos kilómetros de su casa o los que puede disfrutar sin moverse de su país –sus fotos no llaman tanto la atención-. Ahora mismo, se habla de la “España vaciada”, la gran desconocida para la mayoría de los españoles que no viven en ella. Merece la pena acercarse a valorar a sus gentes, a disfrutar de los enclaves que atesora; así disminuirá el tráfico de los millones de aviones que surcan nuestros cielos y aumentan casi un 5 % las emisiones de dióxido de carbono. Tomen nota: Ryan Air ya figura entre los diez mayores contaminantes del mundo, y otras líneas aéreas no están muy lejos. Urge un nuevo cambio de tendencias si de verdad queremos amortiguar el cambio climático; los gobiernos europeos deben poner restricciones.

PUBLICIDAD GRATUITA: ¡Consuma turismo lento, de proximidad, de temporada multiforme y disfrute de cada minuto! Es una forma de rellenar la España vaciada, si nos apura la Europa vaciada.

HELP: Dicen que se acaban de medir las mayores concentraciones de CO2 jamás conocidas. También que la OMS, en palabras de su directora de Salud Pública y Determinantes Ambientales y Sociales de la Salud, avisa de que Es probable que nuestros hijos vivan menos que nosotros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ecos de Celtiberia