¡Socorro!, gritó angustiada la ayuda humanitaria. Todos enmudecieron

Según la secretaria General de la Ayuda Humanitaria de la ONU, ser mujer o niño añade un plus de peligrosidad en casi todos los países. Mientras nos creemos estas afirmaciones, la ayuda humanitaria cae en picado.  Mientras leemos esta información muchas personas habrán muerto por hambre, desnutrición, enfermedades y guerras. El SOS sigue.