Antártida en deshielo acelerado; presagio de problemas globales

De Ecoescuela abierta en El Diario de la Educación.

La Antártida apenas tiene cabida ni en la vida ni en la escuela, tanto que mucha gente duda si es un continente o no. Está tan lejos y es tan desconocida que solo sabemos de ella por fotos, y porque hace más de 100 años Scott y Amudsen se lanzaron a recorrerla. Pero tiene una importancia trascendental en el presente y en el futuro. El también llamado desierto helado –por la escasez de precipitaciones básicamente– resulta ahora un poco más cercano porque cada año lo visitan varias expediciones científicas en los meses de enero y febrero; allí es verano como en el mayor parte de América del Sur; cuesta explicar esto en clase pues los argumentos científicos chocan con las ideas desordenadas que el alumnado -la gente normal también- utiliza para interpretar la esfericidad de la Tierra y sus movimientos elípticos. Quienes están allí ahora, algunos compañeros de quien esto escribe, científicos de la UAM, rastrean marcas que sirvan para entender el pasado, que saben que está conectado con el futuro, pues conocen que el hielo acumulado atrapó restos, semillas, granos de polen, etc., a lo largo de tiempos remotos. También se asombran de la pérdida de una buena parte de su hielo.

Seguir leyendo en Ecoescuela abierta