La vida en las megalópolis deja de ser vida para mucha gente; y su futuro viene lleno de incógnitas

Ya resulta difícil para los pobres vivir en una ciudad grande, incluso en el mundo rico. Imaginen lo que será hacerlo en las megalópolis como Kinshasa, Lagos o Nueva Delhi. Pero es que la perspectiva dice que estas, y otras ciudades del mundo menos favorecido, van a crecer hasta superar los límites de convivencia y gobernabilidad –en muchos casos ya lo han hecho- de aquí a 2050. No se pierdan el artículo de La Vanguardia. Cuenta las previsiones, muestra mapas por países (Nigeria, Congo, India) que convierten a estos en una incógnita de futuro. Pues uno se sigue preguntando qué ventajas o inconvenientes tiene vivir tanta gente junta: protección, acceso al trabajo, la salud y la vivienda, o acaso problemas de convivencia, desigualdades y marginalidad. ¡Qué difícil es ordenar las relaciones sociales para que la mayoría de la gente viva mejor!

Si quieren saber muchos más, si trabajan en la enseñanza y quieren trabajarlo en sus clases, no pueden perderse World Urbanization Prospects 2018, la web de la ONU donde se ve retratada la población mundial,  su presente y su futuro, con datos actualizados por países.