El calentamiento de los océanos va más rápido de lo que se pensaba

Uno quería empezar el año dando una buena noticia sobre el cambio climático. Pues no. Ahora resulta que el calentamiento global de los océanos todavía es mayor de lo que se pensaba, según publica recientemente (el 11 de enero) Science. Los científicos han utilizado nuevos sistemas de medición (balizas Argo que recogen cambios en los 2000 primeros metros) para asegurarse de que es verdad lo que ahora cuentan. Previenen de que ese más elevado calentamiento, y también su distribución espacial no homogénea, van a intensificar la intensidad de las precipitaciones, va a suponer un aumento del nivel del mar con el consiguiente efecto en las zonas costeras, la destrucción de los arrecifes de coral va a extenderse. Al calentarse más, los océanos contendrán menos niveles de oxígeno con las consiguientes afecciones a la vida. Y uno de efectos más graves del calentamiento global que ya todos conocemos: la disminución de las capas de hielo, bien sean glaciares o  casquetes en las regiones polares. ¿Hay por ahí alguien que no sea consciente? Por lo que se ve, dirigentes de varios países sí, como se ha podido comprobar con el fracaso de Katowice; ¿No será que las apetencias económicas impiden cualquier acuerdo?