Muchas especies animales emigran a la ciudad. ¿Qué las atrae?

Publicado el

image_pdfimage_print

La ciudad exhibe gran cantidad de animales, y eso teniendo en cuenta la cantidad de seres vivos que se nos escapan: los que catalogaríamos como bichos en donde estarían casi todos los insectos, gusanos y esos pequeños animales a los cuales no les encontramos ninguna función; además a veces nos molestan. Los reyes del animalario son los perros, que conducen a sus amos por todas las calles y comparten con ellos cariños y servidumbres; también los pájaros pues nos cantan las mañanas y dibujan con sus vuelos estampas vivas. Pero otros muchos animales han encontrado en la ciudad un hábitat que quizás habían perdido en lo que siempre fueron sus territorios naturales; quizás es que aquí tienen menos enemigos. Cuando pasee por las calles fíjese en todos los animales con los que se encuentra, vuelen o caminen, sienta y escuche esos otros que no ve. Si lo hace por un parque se va a maravillar; no le decimos nada si se le ocurre pasear por la orilla del río. Valore las especies que le gustan o no, aquellas que sobran, las que echa en falta, o cualquier otra cosa que le permita conocer a sus nuevos convecinos: el multidiverso animalario ciudadano. El País se dio una vuelta por el mundo para reseñar la “invasión” de algunas especies animales ciudadanas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ecos de Celtiberia