El nuevo orden mundial: armados hasta las cejas para defender los nacionalismos exclusivistas

Publicado el

Cuesta creer que el año pasado se gastasen en todo el mundo 1,693 billones de dólares en armarse los países, según datos del Instituto Internacional de Estocolmo para la Investigación de la Paz (SIPRI, por sus siglas en inglés). Cuesta creer que los mayores vendedores, casi todos, sean los miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU. Cuesta creer que mientras tanto se recorte la Ayuda Oficial al Desarrollo, como en España. Eso sí, nuestra España es el séptimo vendedor de armas del mundo, algunas a países tan “cuidadosos en generar conflictos” como Arabia Saudí, pero no es el único. Cuesta tanto creer en el destino global. Ante esta situación, el Gobierno español calla y la ciudadanía está más preocupada por el inminente Mundial de Fútbol y las cuestiones de los fogones de los partidos políticos, que huelen a chamusquina y echan chispas.

Cuesta creer en la paz, en la ciudadanía global, en la ética universal, y en tantas cosas. Pero no podemos rendirnos; nos esperan tiempos difíciles.

image_pdf

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Ecos de Celtiberia