Los polos dejarán de estar helados y el Everest, aunque crece, se acercará al nivel del mar

Publicado el

image_pdfimage_print

ECOESCUELA ABIERTA  de El Diario de la Educación 

Que la playa en donde nos bañamos se acerca a la cima del Everest es un hecho probado con medidas matemáticas, al margen de la exageración premeditada que busca esta afirmación. La distancia entre la altura global del nivel de mar y la cima de nuestro monte más alto se acorta, y no es debido a que la cumbre se erosione a marchas forzadas o que se esté hundiendo toda la cordillera del Himalaya; más bien parece que sucede lo contrario, que la montaña crece algo cada año pues la placa indo-australiana se empeña en no estarse quieta y chocar con la euroasiática.

Siendo rigurosos debemos decir que el acortamiento en metros es debido al aumento generalizado del nivel del mar; así de sencillo. Como los océanos están comunicados, el agua que se vierte en un sitio de la superficie terrestre, por ejemplo, la lejana y desconocida Groenlandia, acabará llegando a todo el Atlántico, o más lejos. Los efectos se sentirán con el tiempo en la línea de playa de ciudades tan alejadas como Barcelona, Lisboa, Lima, Guayaquil o Buenos Aires; en el Caribe la situación puede ser catastrófica. Pero hay otros movimientos raros.

Seguir leyendo en El Diario de la Educación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ecos de Celtiberia