Se nos acabó el contento “ozónico atmosférico”; la capa que nos protege se debilita en latitudes menores

Publicado el

El ozono va y viene a su antojo; bueno, realmente no. Hemos oído hablar del ozono de nuestras calles y ciudades, que nos encargamos de incrementarlo día tras día, como alertaba una noticia publicada en el periódico El País hace más de 27 años. Desde entonces hemos oído hablar muchas veces de este gas y sus repercusiones para la salud, lo hemos visto iluminado en los paneles de contaminación ambiental de las ciudades y nos han explicado cómo se genera. Pero el problema cada vez va a más. Nos habíamos congratulado de que la capa que forma el ozono atmosférico, no es el mismo que el anterior de las ciudades, se hubiese fortalecido en las zonas polares – recordarán el protocolo de Montreal que puso límites a los temibles CFC- pero ahora nos enteramos de que se ha debilitado en latitudes medias, allí donde más gente y más seres vivos se agrupan. Mientras, el Gobierno de España sigue inactivo, como denuncia Ecologistas en Acciónque ha interpuesto un recurso contencioso administrativo ante la Audiencia Nacional. Por cierto, los científicos nos recuerdan que nosotros podemos hacer bastante para limitar su generación.

image_pdf

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Ecos de Celtiberia