Las ciudades expelen acelerantes del cambio climático, pero en ellas está también buena parte de la solución

Publicado el

image_pdfimage_print

Las gentes que viven en las ciudades generan múltiples actividades relacionales. Las gentes que se acumulan en las ciudades usan grandes cantidades de energía para mantener su ritmo vital. La misma organización interna es una fábrica compleja. En cada una de estas acciones toda la ciudad y cada uno de sus habitantes emiten enormes cantidades de dióxido de carbono que deterioran su vida cotidiana –el calentamiento global se cebará en ellas debido a las islas de calor- y afectan a entornos próximos o lejanos. La movilidad en las ciudades, su mismo biorritmo, se ha diseñado érroneamente, en épocas en donde el consumo de energía importaba poco. Pero en donde están los males las cosas deben empezar a cambiar. El C40 Cities está centrado en la lucha contra el cambio climático y lleva a cabo acciones urbanas que reducen las emisiones de gases de efecto invernadero y los riesgos climáticos, mientras que aumentan la salud, el bienestar y las oportunidades económicas de los habitantes de las ciudades.  ¿Qué le parece? El futuro de las ciudades está bajo amenazas por eso obliga a hacer predicciones de futuro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ecos de Celtiberia