Hay que gritarlo de nuevo: el Apocalipsis cabalga sobre la contaminación, que provocamos nosotros

Publicado el

La sordera mental de unos se combina con la despreocupación de otros. Desde aquí lo seguiremos diciendo: en la Europa rica, demócrata, avanzada tecnológicamente, con políticas medioambientales, con investigación puntera, etc., la contaminación mató, o dio la puntilla que es lo mismo, a unas 428.000 personas en el año 2014, según recoge el informe “La calidad del aire en Europa 2017” elaborado por la Agencia Europea del Medio Ambiente (AEMA). Es el principal riesgo medioambiental que padecemos los europeos. Entérese de qué hacen su gobierno, el ayuntamiento de su ciudad y otras administraciones para reducir las emisiones al aire de esas partículas de un tamaño inferior a 2,5 micras (PM2,5) que limitan la vida del 82 % de la población urbana en la UE, de esos óxidos de nitrógeno mortíferos. Porque se nos olvida que la contaminación no se genera de la nada: el transporte, la agricultura, las instalaciones de producción de energía, la industria y los hogares la traen. Todas las actividades emisoras están manejadas por nosotros y a nuestro servicio. La inteligencia se demuestra con hechos, de otra forma enferma. Hoy mismo están en alerta y con restricciones al tráfico varias ciudades españolas. 

image_pdf

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Ecos de Celtiberia