El saber sirve para ser persona crítica y cultivada en un mundo incógnito, asediado por las élites presentes o escondidas

Publicado el

Era Maquiavelo quien decía que la humanidad se divide entre los que saben y los que no saben; se podría añadir que hay unos cuantos que conocen pero no quieren saber. Por eso, más de uno piensa que la batalla de la coherencia global está perdida. Porque quienes saben siempre tendrán una posición dominante. La cuestión trascendental es que haya cada vez más gente que sepa. Para que esto ocurra, nuestra calidad de vida y de lo que producimos, hacemos o construimos, depende, precisamente, de la calidad de nuestro pensamiento. En este asunto cuenta el corto y largo plazo, en forma de compromiso por ser y formar mejores ciudadanos. Llegados a este punto, nos preguntamos si la educación entra dentro del mundo de los saberes. La escuela parece que no, empeñada en construir individuos iguales elaborados rápidamente por profesionales cada vez más burócratas, poco bañados en el pensamiento. No será debido a que, como dice Nuccio Ordine, la cultura es peligrosa para la clase política.

image_pdf

Un comentario sobre “El saber sirve para ser persona crítica y cultivada en un mundo incógnito, asediado por las élites presentes o escondidas

    Melchor dijo:
    14/11/2017 at 11:10

    Ya dijo Francis Bacon “el conocimiento es poder”, y éste, el poder, no es una cosa que al que ya lo tiene le interese repartir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Ecos de Celtiberia