El saber ocupa lugar y además, si se acumula y se utiliza para pensar, puede ser peligroso para las élites

Publicado el

Es ya un axioma universal que el poder nunca ha deseado gente cultivada en el pensamiento, porque es menos favorable a aceptar sin más las creencias; ya lo expresó hace muchos años Maquiavelo. A pesar de inventarse la educación reglada, el poder ya se preocupó de hacerla marcadamente anodina, reproductora, reiterativa, etc; tanto que incluso quien quiera aprender se hastíe de ella. Y aquí estamos hoy, aun cuando el poder se haya diversificado. Pero observamos que surgen otros latigazos contra el pensamiento crítico procedente de las llamadas redes sociales, que atrapan el tiempo y la atención de quienes, muchas veces instruidos y sobradamente formados, se columpian en las mallas de las creencias, aunque ni siquiera reconozcan los hilos. Pero cuidado, el saber no se adquiere a golpe de twit, aunque lo pretendan gentes del poder como presidentes o quienquiera que sea el personaje público que nos bombardea. Prueben a dejar de leer mensajes de redes durante un día y a dejar de escuchar los bombardeos de los medios de comunicación. Tendrán tiempo para pensar qué saben de tal o cual asunto. Haga caso a Emilio Lledó: escúchese a sí mismo, no se aburrirá.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ecos de Celtiberia