¿Y si Harvey, y sus sucedáneos, fuesen el modelo del futuro tiempo climático?

Publicado el

Se repiten con frecuencias situaciones climáticas extremas: permanentes sequías conviven con destructoras descargas de agua que provocan cuantiosas inundaciones. Harvey va dejando en Texas, Tennessee y Luisiana un reguero de calamidades en la naturaleza y en las gentes -44 muertos a añadir a los heridos, desplazados y cientos de miles de damnificados-. Pero por los días que eclosionó, India, Nepal y Bangla Desh –países cuyas catástrofes siempre son olvidadas en el occidente rico- sufrían el impacto de los monzones, más destructores que en otras ocasiones –se contabilizan ya más de 1.200 fallecidos y dos millones de desplazados y 40 de damnificados-. La tormenta Lidia llegaba a las costas californianas y ponía en alerta a las autoridades mexicanas. Por los mismos días, una masa de aire frío se detenía en la península Ibérica generando en su contacto con masas cálidas unas lluvias torrenciales que se arracimaban por minutos y provocaban caos e inundaciones. Si como parece se repiten las situaciones meteorológicas extremas, habremos de empezar a pensar si no nos espera un clima extremo del que el ciclón Harvey es solo el principio; esa preocupación expresa la OMM (Organización Meteorológica Mundial). Si mantenemos esa hipótesis, aunque solamente sea unos días, quizás nos encamine a adaptarnos a la situación y mitigar todas las responsabilidades que tengamos en la cogeneración del despiste climático. Anticiparnos al posible futuro climático sería una muestra de inteligencia colectiva.

image_pdf

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Ecos de Celtiberia