La contaminación lumínica nos deslumbra pero mantiene demasiadas sombras

Publicado el

Si quiere puede conocer como de iluminado está su país, su ciudad, aunque sea un pueblo recóndito del mundo, en este mapa interactivo podrá hacerlo. Puede cambiar las variables y tener una lámpara más exacta, tanto en Europa como en América, a donde llegan también estos Chispazos. Detrás de esas luces hay sombras, las que nos marcan no solo los lugares despoblados sino también las masificaciones de poblaciones. Nos invitan a preguntarnos si esos claroscuros son convenientes o no; también cómo se genera la energía -suele hacerse en lugares alejados de donde se consume-, qué supone su uso en contaminación lumínica y otras sombras como la contaminación del aire que genera y el agotamiento de recursos. ¿Por qué nos atrae tanto la luz?, ¡ni que quisiésemos ser todos luciérnagas! Hemos de saber que el consumo eléctrico puede ser más o menos (in)sostenible. Por cierto, las ciudades españolas son las “más iluminadas” de Europa. Habrá que pensar si eso es un progreso o tiene algo de despilfarro, porque la factura eléctrica atenaza a los ayuntamientos y maltrata a los ciudadanos.

image_pdf

Un comentario sobre “La contaminación lumínica nos deslumbra pero mantiene demasiadas sombras

    Angel dijo:
    06/09/2017 at 08:46

    Y por supuesto Zaragoza ya no sólo es la gran ciudad española más endeuda por habitante sino que también la más iluminada. Está claro que lo nuestro es la mala gestión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Ecos de Celtiberia