¿Ser o no ser refugiado?; una cuestión candente en la Europa apátrida, alentada por palabras como las del señor Zoido, que culpa a las ONG

Publicado el

Hay muchas europas en una sola: la de los que son por derecho, la de los que buscan alcanzar ese derecho y la de los que se lo niegan, como debe ser el señor Zoido su ministro de Interior culpa a las ONG de alentar la llegada de refugiados. Demoledor el “Informe 2017. Las personas refugiadas en España y Europa” de la CEAR (Comisión Española de Ayuda al Refugiado” publicado hace un mes. Mientras el Gobierno de España -a punto de borrar de su ideario la vergüenza social- mira para otro lado. Día a día la crisis humanitaria aumenta en Italia por la masiva llegada diaria de refugiados. Francia y Alemania le van a echar una mano, esperemos que no se únicamente para maquillar un poco las cifras que denuncia Lenius. Estos días se desarrolla la reunión bianual de la FAO para tratar de erradicar el hambre, una de las impulsoras de las migraciones masivas. Pero qué significa ser refugiado-a. Tratemos de imaginarnos que somos uno de ellos, un día tras otro, pasando minutos y horas amargas y con pocas esperanzas. Estas historias pueden servir de ejemplo.

image_pdf

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Ecos de Celtiberia