La picaresca se recicla. Así ennoblece el fraude

Publicado el

Lo que se vendió como un gran logro ambiental, la recuperación de parte de los materiales de los frigoríficos, ha devenido en fraude en el país de la picaresca secular. Mientras los consumidores pagan un canon en la compra de cada frigorífico para su posterior reciclaje, algunos empresarios de Madrid los fragmentan para chatarra y echan a la atmósfera toneladas de gases nocivos; de reciclar nada. La Justicia ha dado con ellos. Habrá que seguir vigilantes porque los malos ejemplos enseguida se imitan y desincentivan a los ciudadanos cooperadores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ecos de Celtiberia