La mar de océanos: de plástico, deshelados, acogedores de vertidos; también bellos y plenos de biodiversidad

Publicado el

SEMANA DEL MEDIO AMBIENTE

El jueves pasado fue el Día Mundial de los Océanos. Sirven estas fechas para recordarnos que algo existe, que si nosotros existimos es gracias a ellos. Algunas personas son más creyentes y piensan en océanos sin plásticos, limpios de cualquier clase de contaminación y escenarios de biodiversidad. Pero además liberan enormes cantidades de oxígeno que nos hacen la vida más respirable, atemperan las temperaturas globales y comunican a través de las corrientes todos los fundamentos de su potencia transformadora. También son bellos, por ellos mismos y por quienes los habitan. Disfrute del documental. Hoy se encuentran alicaídos, enturbiados por las consecuencias de las actividades humanas. En realidad, lo están porque padecen muchos males. Mucho tiempo tarda la basura que les tiramos en descomponerse. Por todo lo anterior, y muchas más cosas que se nos han olvidado, no entendemos cómo no hay una movilización mundial para su gestión sostenible. No se pierda el último documental de rtve: “Océanos: el misterio del plástico desaparecido“. Pablo Neruda quiso ver en ellos otra cosa: su grandeza.

El gran Océano (Fragmento)

SI de tus dones y de tus destrucciones, Océano
a mis manos
pudiera destinar una medida, una fruta, un fermento,
escogería tu reposo distante, las líneas de tu acero,
tu extensión vigilada por el aire y la noche,
y la energía de tu idioma blanco
que destroza y derriba sus columnas
en su propia pureza demolida.

No es la última ola con su salado peso
la que tritura costas y produce
la paz de arena que rodea el mundo:
es el central volumen de la fuerza,
la potencia extendida de las aguas,
la inmóvil soledad llena de vidas.
Tiempo, tal vez, o copa acumulada
de todo movimiento, unidad pura
que no selló la muerte, verde víscera
de la totalidad abrasadora. (…)

Pablo Neruda

image_pdf

Un comentario sobre “La mar de océanos: de plástico, deshelados, acogedores de vertidos; también bellos y plenos de biodiversidad

    Pilar Pallares dijo:
    09/06/2017 at 20:37

    Hace poco estuve allí donde se inspiró Neruda.
    Que hermoso poema y que pena que damos los humanos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Ecos de Celtiberia