La esclavitud de los pobres encadenada por los cultivos para los ricos: la entrada a su tragedia alimentaria

Publicado el

Los códigos socio ontológicos deberían servir para regular las relaciones entre países, productores con consumidores, empresas con trabajadores, etc., y también las de los ricos con los pobres. Hemos hablado aquí varias veces de la soberanía alimentaria, de la belleza de la frase y de la magnitud de sus significados. No deben perderse “La tierra esclava” de eldiario.es, en donde se realiza una clarificadora radiografía económica y humana de algunos productos que consumimos en el mundo rico -no disponemos de las condiciones necesarias para producirlos- procedentes de grandes plantaciones en las que manos pobres -que perdieron su soberanía alimentaria como personas y países- nos preparan, en condiciones penosas, nuestra mesa. Después de leer todo esto, y de reflexionar sobre el asunto de los cárteles del azúcar, de la explotación de niños con el cacao, las tierras robadas por los bananeros de Colombia y la agonía de su café, o la sustitución de los bosques por las plantaciones de palma, uno se pregunta qué es la globalización. Lo peor es que estos casos son solamente unos pequeños ejemplos. Por cierto, no se pierdan la ilustración de los flujos comerciales de estos productos.

P.D.: Un recuerdo para las personas que perdieron la vida en el incendio del Plaza Rana, en Bangla Desh. Cuatro años después las condiciones laborales de muchos países se siguen basando en la explotación en talleres de miseria.

image_pdf

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Ecos de Celtiberia