El consumo responsable es una lucha permanente contra la algarabía de mensajes que nos incitan a lo contrario

Publicado el

Seguramente mienten quienes dicen ser consumidores-as responsables. Porque un despiste los hará caer en un momento u otro. La vida es un consumo; llevarla sin que se pisoteen la inteligencia y los derechos es una tarea compleja, siempre inacabada y de la cual no podemos apartarnos. El consumo esconde desigualdades sociales en la producción de lo que consumimos, en el “disfrute” de los productos o derechos. El comportamiento consumista incentiva a las redes distribuidoras, que no dudan en “explotar” sus posiciones de privilegio y pueden originar atropellos en los lugares de producción. El híper consumo actual provoca el deterioro y agotamiento de los recursos naturales (como el suelo, el agua, aire, etc.), incrementa enormemente la contaminación industrial, provoca la generación de residuos innecesarios, significa un claro derroche de recursos, con el consiguiente deterioro del entorno próximo o lejano y esconde múltiples situaciones de desigualdad social. Consumiendo bien se expresan posiciones personales, se reivindica que otra vida es posible, incluso se actúa socialmente. Si quieren algunos espejos en donde mirarse, ahí van: ¿Necesitamos todo lo que compramos? ¿Hacemos regalos excesivos a niños y adultos en alguna ocasión? ¿Sabe dónde y cómo ha sido fabricada esa ropa que ahora porta o las zapatillas que tanto le gustan? ¿La da más de un uso a productos que otras personas utilizan solo una vez?, y así podríamos llegar hasta el infinito. Dicen que hoy es el Día Internacional del Consumidor, que hace hincapié en los derechos. Nosotros nos quedamos con el Día del Consumo Responsable, que habla mucho más de economía solidaria, comercio justo y preservación del medio ambiente. Por citar solo alguna de sus caras.  Si quieren una buena guía del consumo responsable, Oxfam Intermón se la proporciona gratis. Para leerla despacio. Porque ya es hora de pasar del “Homo consumus al homo responsabilus”.

image_pdf

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Ecos de Celtiberia