El fuego descubrió la mascarada contaminadora de la sociedad actual, bien camuflada por la (no) Administración de lo colectivo

Publicado el

Un vertedero de neumáticos, ilegal pero consentido por la administración, acumulaba entre 80.000 y 100.000 toneladas de neumáticos (caucho y otros materiales), peligrosos, insultantes porque la montaña negra es nuestra cruel imagen, la basura dejada por la mala gestión de la vida actual, que camina acelerada sobre ruedas. Se incendió, no (sí) se sabe por qué; parece que alguien quiso “eliminarlo”. Ahora, quienes mandan gobernando mal, nos dicen que lo tenían todo pensado, que ya lo iban a resolver. Los ciudadanos se tiñen unos días de negros presagios en el aire, protestan en voz baja, pero poco a poco la vergüenza se disipará y caminará otra vez sobre ruedas impulsoras hacia el infinito de la memoria. No es la primera vez en la que en España los riesgos ecológicos se desvanecen cuando los intereses personales los camuflan. ¡Es el signo de los tiempos! Visiten la hemeroteca, o denle simplemente a la tecla del buscador

Al final, todo es nada o, acaso, «Señales de humo» de Mario Benedetti, aunque de «todo quedan huellas pistas, trazas, muescas, indicio, signos, apariencias…»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ecos de Celtiberia