Si el olvido social se hace rutina, se desvanece la creencia en los políticos; los ODS como ejemplo

Publicado el

Prometieron todo cuando firmaron los Objetivos de Desarrollo Sostenible 2030. Han pasado ya siete meses desde aquella fecha. Nada se ha hecho, a pesar de los compromisos. Los ODS hablan de personas, de sociedades que interactúan entre ellas y su entorno, de pesares y esperanzas. Pero sobre todo, suponen una oportunidad de detener deterioros, para hacernos ver que es posible salvar el futuro. El Gobierno español, en funciones, permanece en la inopia, no tiene agenda para anotar sus compromisos. Unicef y Oxfam le han hecho llegar una serie de recomendaciones; no ha habido respuesta. Lo primero que pedían era voluntad política, para después llevar a cabo un diagnóstico que permitiese elaborar una estrategia nacional, con inversiones sociales reales, con evaluación y rendición de cuentas. Los partidos políticos que van a competir en las próximas elecciones deberían asumir estas recomendaciones; comprometerse de que si llegan al Gobierno las harán suyas y les darán el empuje necesario para que lleguen a las personas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ecos de Celtiberia