Ser quien eres no es otra cosa que lo que la educación ha hecho de ti, o lo que tú has hecho con ella

Publicado el

Comienza un nuevo curso escolar. Durante el verano se relaja la intención educativa, desaparecen conocimientos y hábitos de trabajo en los escolares. Las familias pasaron a un segundo plano la preocupación de que sus hijos e hijas aprendiesen todo lo que sus capacidades les permitiesen. Toca retomar rutinas. Juan de Mairena (Antonio Machado) invitaba a sus alumnos a saber mirar, a meditar sobre las cosas contempladas y construir saberes con ellas. Estos días los chicos y chicas retornarán a unos colegios e institutos ávidos de que la acumulación de conocimientos y destrezas prácticas sea lo más rápida posible, pero poco preocupados por ayudar a los alumnos a que reconozcan para qué aprenden; esos mismos centros que han de poner en marcha los resultados de la mala convivencia entre educación, cultura social y política. Nunca como ahora el mundo ha estado tan a la vista, pero apenas enseñamos en las aulas a saber mirar. Lo que uno es, y será, pasados unos años, se escribe ya. El espacio real de la educación no son las asignaturas y los exámenes, son los chicos y chicas en los que va encontrando de forma paulatina, con pausas incluidas, la educación, que solo en su gestión particularizada alcanza el verdadero objetivo.

P.D.: No olvidemos estos días los millones de niños y niñas que no tienen escuelas a dónde ir, como denuncia una y otra vez Unicef.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ecos de Celtiberia