Cerré los ojos y me vi en Latinoamérica. Feliz en una escuela impulsada por muchas esperanzas, pero me asaltaron algunas dudas

Publicado el

Acabamos una semana dedicada a la educación; un llamamiento para repensar lo que tenemos y potenciarlo, para imaginar qué harían otros si disfrutaran de lo que a nosotros nos sobra. En esta visión global, en una Educación sin fronteras, el corazón encamina nuestras miradas hacia Latinoamérica y el Caribe, porque el idioma y la historia compartida nos une. Allí se escriben muchas hazañas educativas, a pesar de las dificultades. Hay suficientes números para mirar; nos lo proporciona el Siteal (Sistema de Información de Tendencias Educativas en América Latina), la OEI (Organización de estados Iberoamericanos) y también el Banco Mundial. Los de aquí necesitamos mirar lo que tienen allí para aprender, pero también para colaborar en todo que podamos. Una pregunta: ¿se habla en las escuelas españolas de cómo serán las clases en América latina? Abramos las ventanas para que entre aire fresco, el de la reflexión crítica que dice en voz muy alta: “Otro mundo más equitativo es posible, luchemos por conseguirlo”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ecos de Celtiberia