Lavarse las manos para salvar vidas, la de otros o la propia. La misma historia 170 años después

Publicado el

Anda la Unesco ocupada en homenajear al húngaro Semmelweis en el 150 aniversario de su muerte. ¿Por qué? Simplemente por empeñarse en que los facultativos que trataban a las parturientas se lavasen previamente la manos con jabón. En verdad, la gloria por haber descubierto el papel contaminador de las bacterias –no se llamaban entonces así- no le llegó nunca.  Lo disfrutaron Pasteur y otros que impulsaron su divulgación. A España llegó esta práctica hace unos 150 años. Ahora, vueltas que da la vida para quedarse en el mismo sitio, Unicef se empeña en su campaña Lavado de manoscon la pretensión de salvar vidas con este gesto tan sencillo; incluso ha señalado una fecha en el calendario para recordarlo. A veces no nos enteramos de la trascendencia social que tiene un simple gesto. Tampoco tuvo el reconocimiento debido otro húngaro, Laszlo Biro, creador del bolígrafo, otro gran invento que escasea en las manos de la infancia africana.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ecos de Celtiberia