No se conoce cuándo, ni cómo, aunque sí se sabe algo de los porqués. Las catástrofes siempre acuden a la cita; es abierta

Publicado el

Las que más ruido hacen son las erupciones de los volcanes, aunque el que oscurece a Chile y Argentina actualmente vaya por otros derroteros. Las que más sacuden son los terremotos como el que acaba de golpear Nepal. Otras vienen en forma de ciclones, como la que asoló Vanuatu hace poco.  Las hay silenciosas como las de Chernóbil, la destrucción del Amazonas, la desaparición del Mar de Aral, etc. Siempre golpean, allí donde pegan, a los más débiles, a los menos preparados, a los que ya tienen otras pesadas losas encima. ¡Qué puñetera es a veces la vida!, y ¡qué duro se hace convivir con las incertidumbres ecológicas! Un recuerdo para Haití; la penuria sigue.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ecos de Celtiberia