La educación es algo así como recorrer un camino largo, con atajos y circunvalaciones que uno mismo se marca

Publicado el

Debemos preguntarnos cual es el propósito de un sistema educativo, para saber si estamos de acuerdo o no en lo que hacemos. Quizás es mostrar a la gente cómo aprender por sí mismos, para saber usarlo, para encontrar algo nuevo en lo que crecer. Quizás es encaminar a los alumnos hacia la investigación creativa antes que entrenarlos para pasar exámenes; impulsarlos hacia los desafíos en sus aprendizajes antes que adiestrarlos en la memorización de contenidos estancos, esos que repite la gente formateada. ¿Cómo han sido y son las escuelas? Un momento de atención para repensar los modelos, para reconocer si lo bueno de la educación está en el camino, y no en la meta. Ya nos lo propuso Chomsky hace años y nosotros sin querer enterarnos. ¡Cada vez da más pereza pensar!

Un comentario sobre “La educación es algo así como recorrer un camino largo, con atajos y circunvalaciones que uno mismo se marca

    Juan Antonio Pérez Bello dijo:
    07/04/2015 at 20:00

    Solo debería darnos pereza tener pereza. Desde luego en educación hay muchos caminos. Lo que nos identifica es el deseo de recorrerlos juntos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ecos de Celtiberia