Ozonizados además de socarrados. Cuando respirar aire limpio es un lujo

Publicado el

Había una vez un «ozono bueno» que se acumulaba formando una capa finísima en la estratosfera (la capa de la atmósfera situada entre 15 km y 60 km por encima de la superficie). Ejercía de escudo contra los rayos ultravioleta del Sol, lo cual permitía la vida en la Tierra. Esto no es un cuento sino una realidad, por eso la ciencia se alarma cuando se hace algún agujero en la capa que protege en el Ártico y en la Antártida.

Hay también un «ozono malo» que es el que está soportando buena parte de España, también Europa, Los actuales niveles de ozono troposférico son muy dañinos para la salud. Tanto calor y tan seguido provoca un alarmante aumento de la proporción de ozono (O3) en el aire que respiramos. Las actividades industriales y el transporte emiten compuestos químicos (COV y óxidos de nitrógeno) que aumentan la proporción de ozono en el aire que respiramos. Aquí un esquema del proceso de formación de ese ozono malo. Y si quiere saber más cosas entre aquí.

Este gas es oxidativo para los seres vivos y daña a las células, reduce la función pulmonar, causa dolor de cabeza, fatiga y efectos vasculares. Pero lo más grave es que su intensidad y a largo plazo causa efectos graves en el desarrollo de los pulmones, aumenta las situaciones de asma y activa alteraciones cognitivas. La ciencia ha constatado que también incrementa la mortalidad en personas afectadas por diabetes y con problemas de insuficiencia cardíaca.

Hay una normativa que regula las proporciones máximas de ozono en el aire respirado, pero según Ecologistas en Acción, una de cada tres estaciones de las 500 que miden el ozono en el aire urbano han superado los límites permitidos estos días. Incluso algunas ciudades españolas han debido limitar la circulación en el centro para reducir los alarmantes niveles. Como hace tiempo que emprendieron acciones muchas ciudades europeas.

Por cierto, el ozono ciudadano se va de excursión y llega a las periferias y más allá. No se crean los rurales que están del todo a salvo. Infórmense y reclamen medidas a las autoridades; allá donde vivan. Otro riesgo más de la mal planificada movilidad urbana y su habitabilidad.

Me duele especialmente la infancia. ¿Cuánto tóxico acumulará a lo largo de su vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ecos de Celtiberia