¡Se fueron si dejar rastro!, los malditos residuos que nos afean la vida. ¡Qué afortunados somos los ricos!

Publicado el

Una vez tirados, inutilizados o llevados a los puntos limpios, nuestros residuos electrónicos viajan a África para ser reciclados pero acaban en los basureros. Los hemos visto en Accra, a donde teóricamente no deberían llegar porque el Convenio de Basilea lo impide. Pero, casualidades de la vida, al mayor puerto de Ghana llegan cada mes unos 600 contenedores con basura digital, aunque una parte no sea reciclable. En 2013 se vendieron en el mundo casi 50 millones de televisores planos, unos 300 millones de ordenadores y algo así como 2.000 millones de móviles. Eso sí, pagamos una tasa por reciclaje pero en Europa solo llegan a la planta de recuperación un tercio de los aparatos desechados. El resto se tira sin más o viaja a países pobres en donde su incorrecta manipulación destroza la salud de mucha gente. Es “La tragedia electrónica.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ecos de Celtiberia