Olvidos interesados convertidos en sarcasmos nucleares que nos hacen temblar. La tierra vibra y se apunta a la incógnita

Publicado el

Hace casi un mes que Albacete tembló como pocas veces lo había hecho antes, 5,2 en la escala Richter. Palpitaron quienes decidieron la ubicación del almacén nuclear de Villar de Cañas, a 180 km en línea recta del epicentro, afectado antes por incógnitas geológicas que han motivado dimisiones no aclaradas. Incluso el mapa del fracking español se puede ver afectado por el terremoto. Duda, aunque no tiemble, la Oficina del Defensor del Pueblo, que ha calificado de insuficiente -en su informe del año 2014 presentando en las Cortes- la información proporcionada por el Gobierno de España. Hace tiempo que ha reclamado que se haga público el Informe del Instituto Geológico y Minero de España que se esconde no se sabe dónde. Lo tendrá el mismo Ministerio de Energía que se basó en informes no realizados para asestar un duro golpe a las energías renovables; el mismo que indemnizó a la empresa de la Plataforma Castor, y muchos etcéteras. Tiemblan, pero mucho, los españoles, y si no lo hacen todavía van a estar sometidos a continuas sacudidas. ¿Acaso lo dudan? Permanezcan a la espera.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ecos de Celtiberia