Las sequías marcarán el futuro, o lo negarán

Publicado el

Nadie sabe cuando va a llover. Los trigales salen en romería para encomendarse a los campos, los frutales tempranos miran hacia arriba. El conjunto de la biodiversidad se sorprende de la despreocupación humana, cual si vivieran en un tiempo transitorio. Unos y otros se conforman, o mejor prefieren no decir nada, esperando que la diosa Naturaleza los socorra.

A la vez, la gente escucha un día tras otro los noticiarios del tiempo. Pero para saber si la lluvia le fastidia sus previsiones del fin de semana o vacaciones.  España es una tierra de sequías pero no lo parece. Los embalses se vacían aún más por servidumbres agrícolas y desembalses para generar electricidad cuando la luz estaba por las nubes.

Acaso es que la lluvia se ha cansado de llover, de ser un remedio sin tiempo ni colores, de figurar como una esperanza a caer en el olvido. La lluvia vivió siempre en el escenario de las incertidumbres; tanto que se llevó con su ausencia civilizaciones enteras. 

La sequía en España es un fenómeno recurrente, pero ojo cuando se inmortaliza la sequía. Al principio es una anécdota que el tiempo de días o meses se llevará por delante. Y vuelta a empezar. Pero ahora no sucede tan sencillamente. Dicen que se va intensificando por eso del cambio climático. Pero ojo, con negarla por olvido. Por muchos embalses que queramos hacer la lluvia no se retiene, se olvidó de llenarlos. Sequía prolongada es sequía vivida, aunque los urbanitas no la lleven dentro de sus preocupaciones. Poco les importan las sequías hidrológicas y agrícolas.

¿Qué haremos si no llueve pasado un tiempo? Un buen tema de debate social. Un asunto prioritario para ser tratado con coherencia en los parlamentos, allá dónde los políticos soportan aguaceros de verborrea sus sesiones y pocas veces sacan a relucir la lluvia fina. Esa que esperan sobre todo la gente rural y la biodiversidad en retroceso, muchas veces por falta de agua. Quienes sí tienen miedo a la sequía. Los parlamentarios deben hablar de la lluvia. Máxime cuando se pronostican años más secos. Apetece entrar en el hemiciclo y recitarles el poema de Federico García Lorca (1919):

La lluvia tiene un vago secreto de ternura,
algo de soñolencia resignada y amable.
Una música humilde se despierta con ella
que hace vibrar el alma dormida del paisaje.
Es un besar azul que recibe la tierra,
el mito primitivo que vuelve a realizarse.
El contacto ya frío de cielo y tierra viejos
con una mansedumbre de atardecer constante.
Es la aurora del fruto. La que nos trae las flores
y nos unge de espíritu santo de los mares.
La que derrama vida sobre las sementeras
y en el alma tristeza de lo que no se sabe.
La nostalgia terrible de una vida perdida,
el fatal sentimiento de haber nacido tarde,
o la ilusión inquieta de una mañana imposible
con la inquietud cercana del dolor de la carne.
El amor se despierta en el gris de su ritmo,
nuestro cielo interior tiene un triunfo de sangre,
pero nuestro optimismo se convierte en tristeza
al contemplar las gotas muertas en los cristales.
Y son las gotas: ojos de infinito que miran
al infinito blanco que les sirvió de madre.
Cada gota de lluvia tiembla en el cristal turbio
y le dejan divinas heridas de diamante.
Son poetas del agua que han visto y que meditan
lo que la muchedumbre de los ríos no sabe.
¡Oh lluvia silenciosa sin tormentas ni vientos,
lluvia mansa y serena de esquila y luz suave,
lluvia buena y pacífica que eres la verdadera,
la que amorosa y triste sobre las cosas caes!
¡oh lluvia franciscana que llevas a tus gotas
almas de fuentes claras y humildes manantiales!
cuando sobre los campos desciendes lentamente
las rosas de mi pecho con tus sonidos abres.
El canto primitivo que dices al silencio
y la historia sonora que cuentas al ramaje
los comenta llorando mi corazón desierto
en un negro y profundo pentágrama sin clave.
Mi alma tiene tristeza de la lluvia serena,
tristeza resignada de cosas irrealizables,
tengo en el horizonte un lucero encendido
y el corazón me impide que corra a contemplarle.
¡Oh lluvia silenciosa que los árboles aman
y eres sobre el piano dulzura emocionante,
das al alma las mismas nieblas y resonancias
que pones en el alma dormida del paisaje!

¿Quién sabe si será el detonante parlamentario de la sensatez compartida?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ecos de Celtiberia