Vocación de enseñar en pandemia, la quimera de lo sencillo

Publicado el

Hace unos años publicaba una entrada en este blog en la que decía que lo natural es que las personas, los chicos aún más, quieran aprender. Que vocacional es una disposición generalizable a quien enseña y a quienes aprenden. Resaltaba que a ello unos y otros dedican cada día mucho más tiempo del que se cree. Ahora toda la vida es aprendizaje, razonado u obligado, mediatizado por las condiciones pandémicas.

Hoy la UNESCO ha declarado el Día Internacional de la Educación. Ahí aparecen los maestros y las maestras que aman su profesión, que son/eran felices en la escuela. Siempre prestos a ofrecer una mano afectuosa, ahora desde la distancia, para ayudar al alumnado a formar su personalidad, para rescatarlos de una parte de sus angustias. Pero esta difícil misión no tiene fin, el profesorado se cansa y tras el cansancio emerge el desánimo.

Cada día nuevo puede ser una aventura, tanto para el alumnado como para el profesorado, se encuentre bien o regular, en una clase con más o menos confinados. Para ambos colectivos la vida escolar no es sencilla, el miedo ambiental se lee en las caras y hasta en algunas pizarras. Ya no servirá solamente con que las clases en la escuela sean interesantes si se ama el trabajo de enseñar, si se ofrecen posibilidades para descubrir, si el maestro/la maestra sienten que también están aprendiendo.

Falta el contacto visual, la atención despreocupada, el cariño de los gestos, la proximidad, la pureza del aire, un ánimo cómplice, etc., tanto en la educación obligatoria como en la universidad. Sobran incertidumbres, temores, angustias y ansiedades.

Sirva el chispazo como agradecimiento a todas las comunidades educativas. En un grupo de investigación al que pertenezco, desarrollado por todos sus componentes en horario personal y con una alta implicación y profesionalidad, he leído mensajes que hablan de la intemperie en que se se encuentran en relación a los recursos materiales y anímicos. Cada vez es más complicado educar con sentido. No consiste en verter unos contenidos en un recipiente cerebral, esa quimera que todavía comparten las personas alejadas del mundo educativo.

Añadamos el llamamiento de Audrey Azoulay, Directora General de la UNESCO, con motivo del Día Internacional de la Educación 2022.»En  esta época excepcional,  no podemos seguir haciendo  lo  mismo  de siempre. Si  queremos transformar el futuro, si queremos cambiar el rumbo, debemos repensar la educación. Se trata de forjar un nuevo contrato social para la educación, como se pide en el informe de  la  UNESCO  sobre  los Futuros de  la  educación, publicado  el  pasado  mes  de  noviembre. Tenemos que reparar las injusticias del pasado y orientar la transformación digital  hacia  la  inclusión  y la  equidad. Y  necesitamos  que  la  educación  contribuya  plenamente al desarrollo sostenible, por ejemplo, integrando la educación ambiental en todos los planes de estudios y formando a los docentes en este ámbito

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ecos de Celtiberia