Propuestas para la transición hacia una España más sostenible durante 2022

Publicado el

No me atrevo a decir que sea de obliga lectura, pero si convendría una atención pausada a algunos de los apartados que se recogen en el Informe de Sostenibilidad en España 2021. Propuestas para la recuperación. Es el sexto Informe que promueve la Fundación Alternativas sobre este asunto. En el presente se trata de calibrar los retos para conseguirla, superar las secuelas que la pandemia ha causado en todos los ámbitos de la vida, entre ellos la afección a la sostenibilidad ecosocial. En su preámbulo se anuncia que el objetivo es «ayudar a los encargados de adoptar las decisiones a comprender dónde las inversiones pueden tener mayor efecto para generar una transición realmente justa y sin dejar a nadie atrás». Se proponen una serie de medidas para acercarnos al mantenimiento de ciertos estándares amigables entre la vida planetaria y el colectivo social. 

Todo el informe está planteado en la necesidad de transiciones múltiples: el recuerdo de los compromisos adquiridos, la necesidad de avanzar mucho en las transiciones, la ecologización del sistema productivo, las obligadas necesidades fiscales de la transición ecológica, las oportunidades y desafíos que son ya una realidad, la recuperación pos pandémica a partir del impulso de lo natural, así como las obligaciones internacionales, de España y de todas las administraciones en la inevitables transformaciones que conduzcan a una sociedad diferente, más visible en el compromiso colectivo. También los retos en la formación (formal, no formal e informal) de la sociedad  para una transición duradera y renovada en forma de sostenilidad. Ámbito del que nos hemos encargado Javier Benayas y Carmelo Marcén.

El informe comienza haciendo una síntesis de los retos que tenemos planteados y de las recomendaciones para abordarlos poniendo énfasis no solo en la transformación, que siempre será provisional, sino en una transición social, política, económica, emocional y colectiva que encamine la manera de actuar ante los retos actuales y los futuros. Se trata de recuperar con cuidado múltiple las interacciones socioambientales para evitar caer en el abismo de las crisis posibles. Se concreta en el año 2022, paso intermedio para llegar al 2030 con una buena parte de las transiciones fuertemente consolidadas.

En fin: ¡Un próspero Año Nuevo en la convivencia entre el Planeta y sus criaturas!, porque las personas hemos entendido el fondo y la forma que justifican las ineludibles transiciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ecos de Celtiberia