Cuando los ríos amplían sus cauces para recuperar libertad

Publicado el

Las crecidas de los ríos han afectado al norte de España. Son el recuerdo de que están vivos, por más que demasiadas veces su caudal sea invisible. Asomados a sus orillas, acostumbrados a su presencia, dejamos de verlos. Y sin embargo expresan la variabilidad de las condiciones ambientales que causan daños y beneficios a territorios y personas. La multiforme estampa de la interacción entre troposfera, suelo y agua con la población que vive cerca. Los cauces de los ríos son variables, algo que apenas aprendimos en las aulas como no fuera ligado a los meandros. Los ríos fueron libres en su tiempo, hasta que las apetencias humanas en forma de construcciones los asimilaron a calles o carreteras de agua. Muchos pueblos buscaron los beneficios de la cercanía de los ríos, sabiendo que los riesgos también llegarían. Los ríos y sus zonas de expansión se empequeñecieron y ahora solamente admiten un caudal mermado, acotado a unos metros cúbicos por segundo. Muchos pueblos y ciudades ven el río de paso, el paso del río con cierta indiferencia. Ese discurrir es difícil de gestionar para que siempre esté a nuestro servicio, porque el río quiere ser (es) libre, como la naturaleza a la que pertenece y vivifica en biodiversidad y suelos.  

Hay quien opina que es necesario dragar cauces y que las aguas corran; imposible de llevar a  cabo con eficacia permanente a lo largo de todo el recorrido, puede que sea imprescindible en momentos concretos en lugares puntuales, pero inútil siquiera a corto plazo. Es una lección a aprender mediante el consenso político y social y unos buenos protocolos.

El 9 de diciembre pasado, Lorenzo Milá, llevaba a su espacio «Objetivo planeta» la desnaturalización de los ríos. Entre él y sus invitados (Santiago Martín Barajas y Pedro Brufau) nos traían la mala praxis con respecto al devenir libre de los ríos. Se nos explicaba unos datos escalofriantes: se hablaba de que los ríos de España debían superar en total unos 600.000 obstáculos (unas 5.000 presas) de lo que en tiempos pasados fueron sus cauces. España ostenta el récord mundial es el país de la UE que más presas tiene y el quinto del mundo. Los años 50-70 fueron especialmente constructores, si bien se había empezado antes. Cauces achicados para encaminar caudales que se quieren domesticar. Cada vez con más frecuencias se desatan tormentas o danas que se dice ahora. El caudal se desvoca y se lleva por delante taponamientos varios del cauce reducido y causa dolor a los ribereños.

Caudal dejó de rimar con cauce. Llegó la conversión en ríos ciudad, cauces de aceleración y de riesgos críticos cuando las lluvias o deshielos no se dan a nuestra conveniencia, o se empeñan en coincidir. Se producen avenidas, palabra que tan acertadamente concreta la dinámica fluvial, normales o extraordinarias que nos hablan de los cauces olvidados. A pesar de las represas los ríos van a su marcha, porque su espacio es toda una cuenca. No solo pasa en España. Los parapetos que se le han ido poniendo no todos son útiles; habrá que eliminar aquellos que no sirven para nada. Será necesario reservar grandes espacios para que los ríos se expandan en circunstancias críticas y dañen menos a las poblaciones. A la vez que descartar el uso habitacional (se han construido hasta residencias de mayores) de lugares potencialmente inundables, incluso en crecidas ordinarias. Con todo, se necesitarán protocolos de acción para proteger a las poblaciones porque las inundaciones se repetirán; dicen que cada día más por la crisis climática. Zaragoza expuesta ahora mira el río con temor. Ojalá se libre de daños graves y aprenda para el futuro.

Los estrechados cauces dejaron de ser la vía natural de escape del agua. Menos mal que ahora existen protocolos de vigilancia y acción para proteger a la población. En estos días, los ríos del Norte, incluido el padre Ebro que no sabemos qué dirá cuando atraviese Zaragoza, recordaron parte de su historia y se metieron en la historia de poblaciones, causándoles daños, sin duda por haberse apropiado de sus llanuras de inundación. Justo término para adornar los cauces libres. ¿Pasará la solución por dejarles espacios de expansión y laminación de caudal exentos de cargas poblacionales? No es fácil utilizar el pasado dañado con el futuro protector. Pero hay que intentar una amable convivencia entre ríos y poblaciones. Mientras tanto, vaya desde aquí un extraordinario caudal de solidaridad para los afectados y que amplios cauces de las administraciones les lleven las imprescindibles ayudas laminadoras de sus temores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ecos de Celtiberia