La causalidad climática llama a la renovación ética: un todo humanizado

Publicado el

El refranero español está lleno de aforismos en los que se alaba el buen hacer para alcanzar un saludable vivir. Sencillos unos, retorcidos otros, hablan de la condición humana, muy diferenciada. Viene esto a cuento de un pensamiento repetido en todas las cumbres climáticas y olvidado por casi todos apenas esas echan el cierre: la aceleración del cambio climático  ha sido motivada por la acción humana, ergo se puede revertir en parte si los humanos se ponen de acuerdo en hacerlo. La ciencia, ¡cuántos dineros se han gastado en callar su denuncia climática!, ha demostrado la incidencia de la acción antrópica en la generación del cambio climático. De hecho, más del 99,9 % de los 88.125 artículos científicos revisados por pares coinciden en darlo por irrefutable.

La catástrofe climática está en código rojo casi negro en algunos aspectos porque todavía no se aprecia la marca de los acordado en la COP25 de París, ni Río 92. En la actual COP26 de Glasgow se habla mucho pero el adorno en el vestido climático de las palabras no siempre deja ver los pensamientos; o engaña directamente. Resumamos lo que todo el mundo sabe: se trata de elegir entre implicarse todos en la consecución de un planeta vivo, amigable con sus criaturas, o mantener nuestro insostenible sistema de vida hasta que llegue el colapso. O lo que es lo mismo: decrecimiento saludable, asumido sobre todo por quienes más contribuyen a la catástrofe climática, o crecimiento abrasador, primero para los vulnerables y después para todos. Porque, lo queramos ver o no, en el origen del embrollo está el aumento del incentivado consumo. 

Parecía que, ante la contundente lectura que realiza el IPCC de lo que está pasando, la Cumbre de Glasgow sería el momento del arranque hacia un destino mejor. Pues no. “Estamos a años luz de alcanzar nuestros objetivos del cambio climático” proclama una y otra vez Antonio Guterres desde la Secretaría General de la ONU. La gente que se manifiesta en tantas ciudades contra la inacción climática siente lo mismo. En este blog vemos el aire en color rojo oscuro casi negro.

La causalidad climática debe ser reversible para bien. Nos tememos que transcurridos unos días casi todos los medios de comunicación se quedarán mudos ante este problema existencial. La verdad molesta si se ve como posible cambio/limitación de intereses. Pero necesitamos que sigan hablando siempre para que llegue la mejora de la calidad el aire que cada día nos permite ser y estar, nos renueva las ilusiones.

Ver artículo completo en La Cima 2030, el blog de 20minutos.es. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ecos de Celtiberia