Ecodependientes, para siempre

Publicado el

La mirada triste, el lamento amargo de quienes lo pierden todo ante un grave episodio natural, ahora mismo en la isla canaria de La Palma  con la erupción del volcán, expresa en cierta manera la ecodependencia que siempre nos acompañará. Un hecho de estos supone una quiebra en el calendario social de quienes se ven más afectados.

A lo largo de este año hemos visto como ardía California y el noroeste de América, Siberia, Brasil, Australia, grandes extensiones aledañas al Mediterráneo. Antes la borrasca Filomena nos hizo tiritar en enero y convulsionó la vida cotidiana, además de producir graves daños. Haití volvió a temblar. Inundaciones en EE.UU., Alemania, China, India, Brasil, etc. Terremotos en América del Sur o Indonesia. Huracanes y ciclones azotan las zonas costeras de todo el mundo. Qué decir de las danas que se acumulan ahora cerca del Mediterráneo con una frecuencia nunca vista. Por ahí se dice que los desastres naturales se han incrementado casi un 50% en los últimos diez años.Todos estos episodios no hacen sino recordarnos una y otra vez que vivimos en un inestable equilibrio. Por fortuna, los sistemas de alerta han logrado salvar muchas vidas.

Pero hay catástrofes silenciosas, que van minando sin llegar a ser percibidas por la población porque no son tumultuosas. Buena parte de estas están incentivadas por la acción humana. Por no hacer prolija la lista nos referiremos solamente a la contaminación del aire. Las concentraciones atmosféricas de GEI han alcanzado récords en 2020 y van camino de superarlos en 2021. Ayer mismo, la OMS lanzaba una alerta mundial sobre la contaminación del aire y revisaba varios parámetros que afectan gravemente a la salud por sus efectos acumulativos. Hay una crisis climática de incentivación antrópica que tardamos en asimilar y tratar de mitigar sus efectos en la salud. Ver https://twitter.com/WHO/status/1440671322602819596 

Dado que siempre vamos a ser ecodependientes, e interdependientes, no dificultemos más las condiciones que marcan nuestra vida actual y el futuro global. Sería una muestra de la inteligencia humana teñida de ética global.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ecos de Celtiberia