Resolver los enigmas ejercita la mente, pero no siempre enseña a vivir, o a facilitar la vida de otros

Publicado el

No era el secreto mejor guardado, ni la ecuación de la vida. Lo barruntábamos. También habíamos leído “Aprendizaje y ciclo vital. La desigualdad de oportunidades desde la educación escolar hasta la edad adulta”, de la Obra social La Caixa. Ahora nos dicen, por las pruebas PISA, que impulsa la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico, que la desigualdad socioeconómica es la causa del bajo rendimiento de muchos alumnos españoles, los que viven en los ambientes más castigados por la falta de recursos. Cómo es posible que la incitadora de estas pruebas, la OCDE, no acometa actuaciones contundentes para aminorar estas desigualdades. En pura lógica, habría de obligar a los países miembros a aumentar sus inversiones o proporcionar ella misma ayudas económicas. No en vano había recomendado “Diez pasos hacia la equidad en educación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ecos de Celtiberia