Desde el espacio, el clima terrícola despierta curiosidades y lanza amenazas

Publicado el

Vuelo muy alto para ver el planeta entero. Para imaginar el reto cambiante de lo vivo. Para entender un poco las imágenes que dicen que demuestran lo del cambio climático. Desde tan lejos no veo personas, pero sí sus rastros en el suelo. El aire se me hace imperfecto en su comprensión. El Planeta se mueve, lo sabía Galileo. El planeta en una conjunción que se conjuga consigo mismo. Pero no solo. Al mismo tiempo tiene complementos humanos, más o menos concordantes. ¿Lo verían de igual modo los dioses griegos que sabían alejarse hasta el infinito?
El planeta de El Principito resultaba enigmático. Tan pequeño y difícil de abarcar. La Tierra, con sus ropajes de agua y aire resulta bella. Así es para quien la mira en positivo porque la belleza se busca dentro de sí mismo. La Tierra acoge el mundo de las relaciones, que le confeccionan sus ropajes. Cambia de moda y a la vez permanece desnuda. 
Desde lejos, esta esfera parece querer decir algo. La miro una y otra vez en las imágenes de la ESA, sin salir de ella. Me paseo por sus distintas entradas y no dejo de maravillarme. A cada una de la imágenes, alarmantes o no, le pongo un título de película: Amanece que no es poco, Apocalipsis trescientos, Los grandes dictadores del consumo, Alicias maravillándose, El amor en los tiempos del cambio climático, Gravity pero mucho, La conquista del oeste de algo que gira hacia el este, En busca del fuego, La quimera del agua, Odisea 2030, El clima del carbono no es para el verano,  y así hasta llenar la infinita página de los deseos no satisfechos.
¿Dónde estarán los dioses que “crearon” el planeta sin asegurarle un clima perfecto, universal y para siempre?  Se olvidaron de que debían acondicionarlo para las personas y las otras biodiversidades. La sucesión temporal hizo de las suyas; millones de años es mucho tiempo. Ahora tenemos delante un menguante calendario. Los humanos se pusieron en su contra. No se sabe la razón.
Con todo me pregunto qué hago yo para cambiar el clima. ¿Quedarme en el espacio o volver a la Tierra? Personas y meteoros se miran con desconfianza.

 

Un comentario sobre “Desde el espacio, el clima terrícola despierta curiosidades y lanza amenazas

    Toñi Morcillo Barrilero dijo:
    31/08/2021 at 12:30

    Yo creo que llegamos tardes, que no podremos recuperar lo perdido. Se nos olvidó echar miguitas para reconocer el camino de vuelta y nos hemos perdido entre nuestras propias miserias. El planeta, junto con el mundo que lo habita tiene sus días contados. Pero….¡pongamos en marcha para que el tiempo que reste sea lo más bonito posible! ¡hagamos que la tierra luzca con esplendor en sus últimos días! Juntos podremos conseguirlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ecos de Celtiberia