Un mar de fábula en su génesis que acabó no siendo, ni menor

Publicado el

Lo llamaban Mar Menor pero no se sabe si lo era. En la costa sureste de la península Ibérica se cerró una parte de un mar abierto y nació otro. Una fábula sencilla de la naturaleza: crear y renovar, con algo de destruir. Para ello se alían las fuerzas naturales y el tiempo. El mar que no se sabe si lo era, en la interacción entre aguas saladas y otras llamadas dulces procedentes de la tierra. Daba un punto de arte a los mapas de España: azul apenas separado de azul, como en los cuentos en los que los dioses se reservan espacios peculiares. Acaso una copia de la Talasa griega.

 Pero llegaron los hombres y fabularon, mejor especularon con él. La riqueza entusiasmó en sus orillas. El suelo dejó de ser uno y pasó a otras tareas. El agua dulce llegada de muy lejos se llenó de sales. Qué ironía que ni aun así la llamasen salada. Los hombres lo convirtieron en un sumidero al que vertían las inmundicias de sus actividades económicas y vivenciales. Alguien protestaba pero era poca gente porque el dinero ganado a su costa tapaba muchas bocas.

En una fábula atribuida a Esopo, “El granjero y el mar”, se cuenta que la diosa Talasa podía adoptar forma humana. Cierto día los dioses fluviales se reunieron para quejarse de Talasa, porque ellos le ofrecían el aguadulce, en tanto que ella, que tenía amargos dones, solo contenía agua salada, estéril para la vida. La fábula, sea cierta o no su atribución, tiene su reverso imaginado. Porque los dominios marinos de Talasa siempre eran menores que los de Neptuno o Poseidón. 

El mar clamaba su abandono con el altavoz de los ecologistas pero la escucha llegó tarde. Ahora el Mar Menor es poco más que un estanque muerto, no es ni siquiera mar. Lo dicen las toneladas de escombros de biodiversidad que se recogen en sus orillas y se ven dentro de él. Nadie se hace responsable; parece que en aquella tierra no ha habido ni gobernantes ni gobernados.
Mientras esperan que los dioses arreglen los desperfectos, el turismo sigue llenando hoteles, la agricultora circundante abona hasta el aire. Las autoridades de allí piden a las del Estado la declaración de “zona catastrófica”. Suponemos que será para mostrar a Europa y al mundo entero lo que no se debe repetir: la especulación con algo que es libre y debe quedar para el futuro. Más que nada para que aquellos ecosistemas únicos que quedan no acaben muertos. Por obra y gracia de la catastrófica acción humana. 

Un comentario sobre “Un mar de fábula en su génesis que acabó no siendo, ni menor

    Javier dijo:
    29/08/2021 at 13:45

    Excelente exposición de lo que dajamos,a nuestros hijos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ecos de Celtiberia