La grave perspectiva climática se confirma. La emergencia crece aceleradamente

Publicado el

Tanta murga sobre el cambio climático y sus impulsos antrópicos apenas ha servido para lavados de imagen en la economía y en la gobernanza nacional o mundial. Los mandamases presidenciales de las naciones todas han ninguneado, desde Rayoy con su primo de Sevilla hasta Trump pasando por Bolsonaro, los avisos. El resto tampoco se ha esforzado mucho, o ha preferido mirar a la economía egoísta antes que a la ecología previsora. Las sucesivas llamadas de la ONU en boca de Guterres (ha calificado de código rojo la situación actual) y compañía han tenido menos eco que el papel de embalar. Tampoco la ciudadanía, perezosa o ignorante, acierta a ver por dónde le llegan las amenazas. Tanto hablar y la gente se ha pasado a la incredulidad permanente. Ha faltado liderazgo, o atrevimiento de los dirigentes para hacer caso a lo que afirman las investigaciones científicas. ¡Si hasta se han reído de lo que decía el IPCC y lo han llamado pesado alarmista!

Cualquiera que piense un poco no puede sorprenderse de las pésimas noticias climáticas. Los episodios meteorológicos con altas repercusiones abundan cada vez más. Tal multiplicación no puede ser fruto de la casualidad. Los optimistas/despreocupados climáticos aluden a que siempre ha habido cambios, se olvidan en su argumentación de que la magnitud y recurrencia sirven para ajustar las cosas a su importancia. Si lo coyuntural se hace estructural cambia mucho la vida. 

Pero en el Informe de ayer, el IPCC pone las cosas muy feas. Se confirman las peores perspectivas. Lean cualquier medio de comunicación solvente y comprobarán que el más completo informe científico sobre el cambio climático llevado a cabo hasta ahora «responsabiliza a la humanidad del calentamiento global». Ese asunto tan complejo que está detrás de los fenómenos extremos que hacen tan complicada la vida y anuncian tiempos peores. Cada vez queda menos tiempo, del calendario, para aminorar los efectos. De hecho, si lo hacemos muy bien a partir de ahora nuestros hijos y nietos notarán algunos efectos beneficiosos pasadas unas décadas. Démonos una vuelta por el Atlas interactivo para entender lo que se nos viene encima.

Lamentablemente, otras situaciones apenas tienen vuelta atrás. La emergencia crece aceleradamente. Hay una idea contundente en el informe: los anteriores episodios críticos calificados «del siglo» pasarán a ocurrir casi todos los años. Una pregunta estúpida: ¿Cuánto durarán los ecos del Informe y qué efectos tendrán? Puede que nos suceda como al escritor Juan José Millás, que en el baño se le «desocurren» las ideas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ecos de Celtiberia